Las asistencias en carretera más divertidas

Las asistencias en carretera más divertidas

Goldcar ha hecho públicas algunos de los percances más inverosímiles que han sufrido sus coches. Algunos acabaron hundidos en el fondo del mar, encallados en la arena o 'estacionados' en la copa de un árbol.

Goldcar alquila miles de coches al año en España y con una flota tan grande, es normal que sus clientes, en alguna ocasión, tengan algún percance. La empresa ha hecho pública algunas de las más curiosas.

Por ejemplo, una pareja de enamorados decidieron buscar un lugar romántico y llevaron el vehículo hasta la orilla del mar en una playa de Málaga. El problema surgió al tratar de salir, ya que con la arena, el coche se hundía y a la grúa le sucedía lo mismo. Al final, fue necesario usar un tractor para cargas de gran tonelaje y la intervención de la Guardia Civil.

Otro cliente de Goldcar tuvo que explicar por qué su coche de alquiler había quedado estacionado en la copa de un árbol. Para recuperar el coche, fue necesario usar los servicios especializados de Mallorca. La empresa también tuvo que recurrir a un equipo de buzos para rescatar un coche que acabó en el fondo del puerto de Málaga.

En Torrevieja, la casualidad se hizo dueña de la situación. Un cliente pidió una grúa porque su coche no arrancaba, pero estos se dieron cuenta que había abierto un vehículo del mismo modelo que no era el alquilado.

Otros datos aportados por Goldcar son difíciles de creer. Por ejemplo, cada dos días llega un alerta por haberse equivocado de combustible en la gasolinera. Otro despiste más habitual de lo que se puede pensar es bañarse en la playa con las llaves del coche en el bolsillo.

Como explica Tonica Safont, directora de RR.HH. y Servicio al Cliente de Goldcar, “la realidad supera muchas veces a la ficción”.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba