Land Rover demanda al ‘Evoque chino’

Land Rover demanda al ‘Evoque chino’

6 junio, 2016

El grupo británico, propiedad de Tata Motors, ha interpuesto una demanda por competencia desleal y derecho a la propiedad intelectual contra Jianfling Motor, la empresa responsable del Landwind X7.

A finales del pasado año, conocimos de la mano del director de diseño de Jaguar, Ian Callum, el nuevo modelo que había presentado una empresa china en el Salón del Automóvil de Guangzhou. El directivo de la firma británica colgó una foto del vehículo en la red social Twitter y añadió el siguiente mensaje: “¿No hemos visto esto antes?”. Efectivamente, sí lo habíamos visto, ya que el modelo presentado, el Landwind X7, era una copia descarada del Range Rover Evoque.

Las fotos del ‘Evoque chino’ se propagaron rápidamente por la red y todo el mundo se dio cuenta del plagio. Tan descarada actitud por parte de la empresa china, despertó las iras de la Land Rover que consideró una auténtica vergüenza que un modelo así pudiera comercializarse. Sin embargo, las deficientes leyes de propiedad intelectual, y la protección que ejerce el gobierno chino para con las empresas nacionales, hicieron infructuosas las reclamaciones de Land Rover para impedir que diera inicio su comercialización.

Pues bien, según ha informado Reuters, el grupo Jaguar-Land Rover ha retomado las acciones legales contra el fabricante Jianfling, el responsable del ‘Evoque chino’. Un portavoz de la marca ha informado a la agencia de noticias de que se ha  interpuesto una demanda ante un tribunal del distrito de Chaoyang, el este de Beijing, bajo los cargos de competencia desleal y plagio de la propiedad intelectual.

Normalmente, los fabricantes extranjeros no toman acciones legales por propiedad intelectual en China, ya que las probabilidades de que el tribunal falle a su favor son muy escasas. En el mejor de los casos, las compañías logran llegar a un acuerdo con la mediación del gobierno chino. Además, una demanda de este tipo puede resultar perjudicial de cara al público chino, si estos piensan que una empresa extrajera está intentado intimidar a la competencia nacional.

No es la primera vez que se produce un plagio de esta magnitud. En 2008, BMW ganó una demanda en Alemania contra Schanghuan y su modelo SCEO, una copia del BMW X5. Sin embargo, aunque se prohibió la comercialización en Alemania, el X5 chino se siguió vendiendo en otros mercados.

En cualquier caso, si la demanda de Land Rover prospera, otros fabricantes podrían replantearse su actitud y se aceleraría el cambio hacia una aplicación más estricta de los derechos de autor.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba