Noticia

Alemania logra que la UE suavice las exigencias de emisiones de CO2

Ampliar

15 de octubre, 2013

Las presiones de Alemania han obligado a la Unión Europea a modificar la norma que obligaba a los fabricantes de coches a reducir las emisiones de CO2 hasta 95 gramos en 2020. El país germano consideraba esta exigencia perjudicial para la industria.

Los ministros de Medioambiente de la UE han acordado, atendiendo las exigencias de Alemania, reabrir las negociaciones con la Eurocámara con el objetivo de flexibilizar la nueva norma para reducir las emisiones de CO2 de los coches a fin de minimizar su impacto sobre la industria.

El Parlamento Europeo y la presidencia holandesa ya cerraron un acuerdo sobre esta norma -que obligará a los fabricantes de coches a reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) los vehículos hasta 95 gramos por kilómetro de aquí a 2020– el pasado mes de junio. Pero Berlín bloqueó el compromiso unos días después y ha forzado que se renegocie el expediente.

El ministro alemán de Medio Ambiente, Peter Altmaier, ha reclamado “más flexibilidad” en algunos puntos, que no ha concretado, “sin poner en riesgo los objetivos de la norma”. A su juicio es necesario “conciliar” las metas en materia de cambio climático con el “papel importante para la prosperidad” que juega la industria automovilística. Para Alemania todavía es posible alcanzar un acuerdo en primera lectura con el Parlamento en cuestión “de semanas y no de meses”.

La postura alemana ha sido secundada por el representante de Reino Unido, Edward Davey, que ha dicho que existen “preocupaciones” en varios Estados miembros “sobre el impacto de la propuesta en la industria“. Por ello ha pedido a la Comisión y a la presidencia que presenten “nuevas propuestas”, aunque ha aclarado que se trataría de introducir “pequeños cambios” para generar más consenso.

La respuesta de otros países

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas, ha dicho que España apoya el compromiso original irlandés, que resulta satisfactorio para la industria, la tercera de la UE. “Pero no somos indiferentes a las preocupaciones de otros, especialmente de Alemania”, ha agregado. Por ello, el Gobierno jugará un papel “constructivo”, aunque espera un acuerdo final pronto.

La comisaria de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, y otros países como Dinamarca o Italia, han lamentado la ruptura del acuerdo de junio, que ha atribuido a la “real politik”. Hedegaard ha avisado de que el margen de maniobra para lograr un acuerdo con la Eurocámara es “muy limitado” y que la negociación será “difícil”.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche