Noticia

La conservación y señalización influyen más sobre los accidentes que la velocidad

Ampliar

24 de junio, 2012

Así lo indica un estudio realizado por el grupo consultor de ingeniería Euroconsult, que señala que el estado de las carreteras debe ser el primer aspecto a tener en cuenta a la hora de fijar los límites de velocidad.

El estado de conservación de las carreteras españolas y la señalización de las mismas tiene una mayor influencia sobre la siniestralidad que la velocidad a la que se circula o el límite máximo establecido, según el grupo consultor de ingeniería Euroconsult. La empresa consultora apuntó que el estado de conservación de las vías secundarias y la señalización «deberían ser factores clave» a la hora de determinar el límite máximo de velocidad en un tramo, que actualmente es de 100 km/h en carreteras y autovías.

Así, señaló que la señalización y el estado de las carreteras tienen más influencia sobre la siniestralidad de tráfico que la propia velocidad, por lo que destacó que la reducción del límite de velocidad a 90 km/h en vías secundarias «sería más efectivo si se acompañara de un mayor esfuerzo en conservación», lo que ayudaría a reducir los accidentes en este tipo de vías.

Euroconsult aseguró que la poca visibilidad de las señales puede determinar el ritmo de la conducción, siendo especialmente preocupante esta situación durante la noche, donde el número de víctimas en carretera es tres veces mayor que durante el día.

El estado de las carreteras, clave

Por otro lado, la compañía indicó que uno de los factores que más influye en la fijación de los límites de velocidad máximos en las carreteras es el estado de la superficie del pavimento, que puede experimentar baches, roderas o irregularidades longitudinales, lo que obliga a establecer unos límites de velocidad más bajos.

Asimismo, afirmó que el estado del pavimento también determinará la resistencia al deslizamiento, que es el indicador que mide la eficacia para evitar una colisión en caso de que los vehículos tengan que frenar de forma repentina. En este sentido, indicó que una adecuada textura de la carretera también afecta a la distancia de frenado, la proyección de agua en caso de lluvia y el efecto del ‘aquaplaning’. Euroconsult subrayó que adecuar el límite de velocidad a las características de la carretera y su trazado «es una medida importante».

Sin embargo, afirmó que esta acción tiene que complementarse con una conservación «idónea» que tenga en cuenta las variaciones estacionales muy importantes que se registran en España, ya que en invierno pueden suponer una reducción de hasta un 20% de la seguridad en carretera.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche