La seguridad

A la mayoría de los españoles encuestados (más del 95 por ciento) les gustaría tener sistemas de seguridad en sus coches, a pesar de que eso pueda molestar o distraer en la conducción.

A la mayoría de los españoles encuestados (más del 95 por ciento) les gustaría tener sistemas de seguridad en sus coches, a pesar de que eso pueda molestar o distraer en la conducción.




Las actuales tecnologías en seguridad vial en la red o e-seguridad cuentan con un alto índice de aceptación entre los encuestados españoles, siendo el sistema de asistencia de frenado (BAS) y el programa electrónico de estabilidad (ESP) los más valorados y el sistema de pre-colisión y llamada de urgencia (e-call) los más solicitados, según la encuesta realizada para el proyecto Safety-Technopro.


A la mayoría de los españoles encuestados (más del 95 por ciento) les gustaría tener sistemas de seguridad en sus coches, a pesar de que eso pueda molestar o distraer en la conducción. Además, tres cuartas partes de la muestra estarían dispuestas a realizar un cursillo de seguridad teórico/práctico para aprender a usar estos sistemas. Esto va en consonancia con el hecho de que la prioridad número uno de los españoles al comprar un coche nuevo es la seguridad, con más del 80 por ciento de aceptación, seguida del precio, la fiabilidad y el consumo.

El estudio, que fue realizado sobre una muestra de 719 personas –de las que la gran mayoría eran varones de 31 a 40 años, con entre 16 y 25 años de experiencia al volante–, analiza también el grado de conocimiento que tienen los conductores sobre los sistemas de seguridad. En este sentido, más del 63 por ciento definió correctamente en que consistía el sistema ESP (programa electrónico de estabilidad) y un 62,7 por ciento acertó en la definición del LKS (alerta por cambio involuntario de carril).

Pero, además, destaca la poca información que reciben los consumidores en los concesionarios cuando realizan la compra de un coche. Tan sólo el 9,2 por ciento reconoció haber recibido mucha información, mientras que el 65 por ciento se quejó de lo contrario. Los conductores españoles tampoco se sienten muy seguros a la hora de conducir, puesto que tan sólo el 29,9 por ciento de los encuestados declararon confiar en resolver las imprevisiones del tráfico con eficiencia. Pero, además, los datos revelan la gran curiosidad que sienten los españoles –72,1 por ciento– por lo que pueden ofrecerles los últimos sistemas operativos en seguridad.

Sin embargo, más de la mitad preferiría poder activar o desactivar estas aplicaciones cuando lo desease. Por otro lado, el proyecto CVIS (sistemas cooperativos vehículos-infraestructura) analiza las necesidades y valoraciones de los usuarios en relación a los nuevos sistemas de tecnología en el automóvil. Este proyecto permitirá la comunicación entre los vehículos y la infraestructura de la carretera, creando una red de comunicación que incrementará la seguridad vial y la eficiencia en la conducción, además de reducir la incidencia medioambiental.

Los resultados generales dan como conclusión la gran utilidad que ven los encuestados españoles en estos sistemas. Más del 59 por ciento consideran que 8 de cada 9 aplicaciones CVIS son útiles o muy útiles, aunque cuando se les preguntó sobre su disposición a pagar por ellas, los resultados no fueron tan abrumadores ya que tan sólo un 28,4 por ciento se mostró dispuesto a ello. El encaminamiento y control del área es la aplicación más valorada, seguida de el informe sobre el estado de la carretera, mientras que la asignación flexible de carriles resultó la menos valorada, con tan sólo un porcentaje del 24,6 por ciento que así lo consideraban. Esto significa que el precio puede resultar un factor restrictivo en la puesta en marcha de estos sistemas.

El cuestionario señala el alto porcentaje de conductores españoles que planifica sus rutas de antemano –72,7 por ciento–. Sin embargo, esto contrasta con el poco valor que se da a la aplicación de la planificación personalizada de la ruta, posiblemente debido a la reticencia entre los usuarios a suministrar datos personales que puedan dañar su privacidad. En este sentido, alrededor del 55 por ciento de los encuestados declaró que no usaría estos sistemas si eso supusiera una invasión de su intimidad.

En cuanto al intercambio de información, la gran mayoría de los conductores españoles se mostró conforme con el envío de mensajes sobre accidentes o con la recepción por adelantado de información sobre atascos en la circulación vial, aunque el 59 por ciento de los encuestados se mostraban predispuestos a enviar información al centro de control de tráfico, pero sólo si sus datos personales no estaban involucrados en ello. En conclusión, es necesario explicar claramente como funcionan estas aplicaciones en la gestión de la información, además de poner de manifiesto la gran importancia y la utilidad que tienen los datos que se intercambiarán para crear una mayor confianza entre los usuarios.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba