Noticia

La Justicia desestima el cierre de BlaBlaCar

Ampliar

01 de febrero, 2016

BlaBlaCar, que inició su actividad en enero de 2010 y cuenta con 2,5 millones de usuarios en España, se enfrentaba a la petición de cierre solicitada por la Confederación Española de Transporte en Autobús.

El magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, Andrés Sánchez Magro, ha denegado la adopción de las medidas cautelares solicitadas por la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebús) en el marco de la demanda interpuesta por ésta contra Blablacar y que suponían el cese de actividad de la plataforma digital para compartir viajes por Internet.

En los fundamentos de derecho de la sentencia, el juez ha explicado que no se puede llevar a cabo el cierre cautelar de la empresa porque lo que «en verdad se pretende es anticipar en cierta forma el resultado del fallo del procedimiento, al pedir el cese de los actos de competencia desleal, lo que tiene un marcado efecto anticipatorio, puesto que es uno de los pedimentos de la demanda».

Según el magistrado, «el solicitante (Confebús) deberá acreditar cuáles son los hechos que fundamentan la existencia actual, siquiera indiciaria, del peligro alegado».

Además, el juez ha recordado que «no se permite que con la medida cautelar se pretenda alterar situaciones de hecho consentidas por el solicitante largo tiempo», dado que la situación demandada viene sucediendo desde tiempo atrás, concretamente, desde enero de 2010, cuando la empresa inició su actividad en España.

Desde BlaBlaCar han expresado “su total satisfacción ante la medida adoptada por el juez” y han señalado que “siempre hemos confiado en la solidez de los argumentos y nos reconforta que así hayan sido valorados”.

Por su parte, desde Confebus aseguran que respetan la resolución del Juzgado, pero dejan claro que “el que no se haya accedido a la consideración de las medidas cautelares no significa que se haya prejuzgado el fondo del asunto ni que se paralice el proceso judicial, que sigue adelante”.

Sin embargo, la Confederación sigue pensado que “lo que se está haciendo bajo el paraguas de economía colaborativa es otra cosa, es transporte público en vehículos particulares e intermediación en la contratación del transporte, sin someterse a la regulación y fuera del sistema establecido, no contribuyendo al sostenimiento del Estado del Bienestar y siendo, además, competencia desleal”.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche