La FIA investiga el sabotaje

La FIA señala que "con la colaboración plena de ambos equipos, se ha abierto una investigación en la que están implicados tanto Ferrari como McLaren-Mercedes”.

La FIA ha publicado un comunicado en el que señala que “con la plena colaboración de ambos equipos, se ha abierto una investigación en la que están implicados tanto la escudería Ferrari Marlboro como el equipo Vodafone McLaren-Mercedes”.

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha publicado un comunicado en el que señala que “con la plena colaboración de ambos equipos, se ha abierto una investigación en la que están implicados tanto la escudería Ferrari Marlboro como el equipo Vodafone McLaren-Mercedes”. La razones se derivan de que Ferrari teme que su ingeniero, Nigel Stepney -acusado de sabotaje-, haya transferido información a su amigo y diseñador jefe de McLaren, Mike Coughlan, y éste haya podido utilizarla para mejorar el MP4-22. Pero la escudería británica niega haber “dispuesto o utilizado ningún tipo de información procedente de Ferrari” en el diseño de su coche y de ahí que invite a la FIA a realizar una inspección de sus monoplazas para verificarla.


Este escándalo de espionaje, en el que se vio involucrado Nigel Stepney de Ferrari, se profundizó ayer a última hora cuando McLaren admitió que uno de sus empleados veteranos del personal técnico también estaba implicado en el asunto. El equipo de Woking no dijo su nombre, pero después se comunicó que el diseñador jefe, Mike Coughlan, de 48 años, había sido suspendido “en cuanto a la recepción de información técnica” de su compatriota Stepney.


Los responsables de McLaren, insistiendo en que “cooperará totalmente” tanto con la investigación de Ferrari, como con la policía italiana y la FIA, señaló que “el equipo se ha enterado de que esta persona había recibido personalmente un paquete de información técnica de un empleado de Ferrari a finales de abril”. Por su partem, un portavoz de Ferrari ha dicho que tenen “pruebas de que Stepney ha suministrado información técnica a un empleado de McLaren y hemos encontrado pruebas de que está en su casa (la de Coughlan)”.


Coughlan y Stepney, se conocen desde hace 17 años y han trabajado juntos en Benetton y en la anterior base técnica de Ferrari en Surrey. La policía ha llevado a cabo un registro en la residencia de Coughlan, en Surrey, Reino Unido,  y parece que encontró pruebas concluyentes.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba