La DGT sigue sin aplicar correctamente el margen de error de los radares

La DGT sigue sin aplicar correctamente el margen de error de los radares

3 octubre, 2017

La justicia quita la razón a la DGT al anular la pérdida de puntos detraídos a un conductor y reducir la sanción económica al mismo de 300 a 100 euros. La razón es la incorrecta aplicación del margen de error del radar, un hecho que afectaría, según AEA, al 10% de las sanciones de velocidad impuestas por Tráfico en 2016.

No es la primera, la segunda, ni la tercera vez que la justicia desautoriza a la Dirección General de Tráfico por su incorrecta aplicación del margen de error de los radares en la sanciones de velocidad. En esta ocasión, ha sido el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 18 de Madrid quien ha dictado una sentencia en la que ha estimado el recurso planteado por los letrados de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) en defensa de uno de sus socios, al que Tráfico había impuesto una sanción de 300 € y la pérdida de 2 puntos de su permiso de conducir por circular a 152 km/h.

Según indicaba Tráfico en la denuncia, para la graduación de la sanción se habían tenido en cuenta los márgenes de error legalmente establecidos para la medición de la velocidad efectuada por el radar.

Sin embargo, “la tesis de la parte actora -según se recoge en la sentencia- es que si se aplicase el margen de error del cinemómetro utilizado, cifrado en un 5% al tratarse de un dispositivos fijo, la velocidad imputada sería de 144,40 km/h, por lo que la cuantía de la sanción se reduciría a 100 €”.

Para la resolución del caso, la sentencia reproduce la interesante doctrina fijada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en una sentencia de 2015, en la que se indicaba lo siguiente: “A la sala no le cabe duda que esa velocidad fidedigna que sale en la pantalla del cinemómetro no es la real sino dentro de los límites del error admitidos ya que es lógico suponer que no existe una programación de los aparatos para que ya lleven inserto en sus cálculos tales márgenes cuando se les permite funcionar con ellos, o por lo menos esa corrección no consta. La consecuencia debe ser, pues, que si a esa velocidad de la pantalla no se le ha detraído el margen de error tolerable, el interesado y en este caso el Tribunal debe hacerlo por permitírselo la norma”. 

Y aplicando la anterior doctrina jurisprudencial al supuesto enjuiciado la sentencia concluye con que “podría admitirse la necesidad de reducir un 5% de la velocidad indicada en el cinemómetro, con lo que en lugar de 152 km/h, el vehículo denunciado podría considerarse que circulaba a 144,4 km/h. De esta manera, la sanción a imponer no sería de 300 euros y retirada de 2 puntos del carnet de conducir, sino una multa de 100 euros”.

Pese al elevado número de sentencias dictadas por tribunales de toda España, la DGT, como viene denunciando desde 2010 AEA, sigue aplicando un criterio sancionador erróneo. Según los cálculos efectuados por esta organización en defensa de los conductores, desde mayo de 2010 se han impuesto en España cerca de un millón de multas con importes y detracción de puntos superiores a los establecidos en la Ley de Seguridad Vial. Sanciones ilegales que se han impuesto no sólo por la DGT, sino también por el Servei Catalá de Tránsit y el Gobierno Vasco.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba