La ATUC afirma que un autobús híbrido ahorra un 30%

La ATUC afirma que un autobús híbrido ahorra un 30%

La Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC) hace público un comunicado en el que aclara cómo el ahorro en consumo- y también la reducción de las emisiones- puede llegar al 30% en un autobús híbrido.

Aunque podamos pensar que los vehículos híbridos son algo exclusivo de los coches, lo cierto es que tanto los trenes como los autobuses también se pueden beneficiar de esta tecnología. De hecho, la mayoría de las locomotoras diésel son híbridas.

La Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Colectivos Urbanos (ATUC) hace público un informe en el que demuestra que el ahorro energético puede llegar al 30% (en el caso de los que emplean mecánicas de gas natural GNC, en los diésel el ahorro es de un 22%) si se emplease este tipo de tecnología en los autobuses, lo cual supone un interesante beneficio económico, pero también ecológico, pues las emisiones contaminantes también se ven reducidas.

Por supuesto, el escenario ideal sería el de un autobús 100% eléctrico, pero las baterías no lo permiten por el momento, pues un bus urbano necesita una autonomía mínima de 16 horas, algo que se podría alcanzar en invierno, pero no en verano, cuando el consumo energético del sistema de climatización reduce su autonomía drásticamente.

Las empresas de transporte colectivo gastan alrededor del 10% de su presupuesto anual en energía, un porcentaje que se puede ver claramente reducido si se reconvierten las flotas diésel en modelos alternativos, como está sucediendo por ejemplo en Barcelona, que ahorra 8.640 euros al año en combustible por cada uno de sus autobuses híbridos.

Barcelona es uno de los municipios más avanzados en la renovación de flota de autobuses hacia modelos más sostenibles con nada menos que un 38% de su flota propulsada por GNC y con una seria apuesta para reconvertir sus autobuses diésel y de GNC en híbridos, así como en la compra de 160 autobuses híbridos nuevos. Esta política de renovación de TMB (Transportes Metropolitanos de Barcelona) se inició en 2012 y gracias a ella está considerada como una de las flotas más limpias de toda Europa.

Otro campo en el que TMB también está llevando a cabo otras iniciativas es en la reducción de emisiones contaminantes, instalando filtros de escape en 425 de sus autobuses diésel. Estos filtros pueden reducir en un 60% las emisiones de NOx (óxido de nitrógeno) y en un 90% las de PM10 (partículas sólidas de hollín o cenizas disueltas en los gases de escape). También se han adoptado modos de eco-conducción y se realizan auditorías de consumo sostenible.

Según el secretario general de ATUC, Jesús Herrero, “tampoco hay que olvidar el impacto que tiene el exceso de emisiones contaminantes en nuestra salud, ya que actualmente uno de cada tres españoles respiran aire de mala calidad, algo que provoca más de 25.000 muertes al año en nuestro país. Por ello, apostamos de forma decidida por las energías limpias y la reordenación del espacio público con el objetivo de lograr ciudades más limpias, sanas y habitables”.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba