Noticia

La acústica del 5 cilindros del Audi RS 3 Sportback

Ampliar

02 de febrero, 2016

Los motores de 5 cilindros tienen una sonoridad característica debido al orden de las explosiones de sus cilindros. El Audi RS 3 Sportback se ofrece con un escape deportivo cuya acústica ha sido afinada en una cámara anecoica y el resultado es espectacular.

Los que conocimos el estreno de «Verano Azul» y merendábamos un bocadillo de nocilla con Caponata y Caracol pudimos escuchar en vivo el impresionante sonido de los Audi Quattro del Mundial de Rallys. Si no lo has escuchado nunca, te animo a que busques algún vídeo en internet sobre estos bólidos. Su potencia, su tracción total y la habilidad de pilotos como la increíble Michelle Mouton, Stig Blomqvist o Walter Röhrl lograron auparlo a lo más alto del podio. También su estampa era impresionante, pero lo que de verdad ponía los pelos de punta era el enfurecido bramido de su motor de 5 cilindros; era sobrecogedor.

En efecto, los motores de 5 cilindros tienen ya de por sí una sonoridad peculiar debida al orden de las explosiones (las bielas van decaladas a 72º en el cigüeñal en lugar de los 90º de un 4 cilindros). El Audi RS 3 Sportback se ofrece ahora con un escape deportivo que ha sido afinado en una cámara anecoica y su acústica es de lo más elaborada.

El primer motor de 5 cilindros se atribuye a Ferdinand Piech, quien deseaba un motor que aunase la compacidad de un 4 cilindros con la finura de funcionamiento y la potencia de un 6 cilindros en línea. Esta mecánica sería el corazón de la nueva generación del Audi 100 que nacería en los años setenta del siglo pasado.

Con el lanzamiento del Audi 200 Turbo en 1979 y la versión de tracción total del Audi Coupé (con idéntica mecánica de 170 CV), conocido como Audi Ur Quattro, comenzó la leyenda de los motores de 5 cilindros sonbrealimentados de Audi, una estirpe de la que el último exponente es el motor TFSi del Audi RS 3.

En el caso del nuevo Audi RS 3 Sportback, el cinco cilindros cobra vida al pulsar el botón de arranque con un ronco bramido. Capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,3 segundos, el TFSI ruge con fuerza a medida que la aguja escala una y otra vez hacia la zona roja del cuentavueltas, emitiendo un sonido fascinante. Su número impar de cilindros implica que el sonido generado no es un tono sinusoidal puro; la frecuencia del encendido desarrolla armónicos que acompañan al tono sinusoidal. Es algo parecido a lo que sucede cuando se genera un sonido musical: un único tono suena como un silbido, sin nada de emoción, mientras que los armónicos añadidos por los instrumentos, como por ejemplo un piano, son los que le otorgan al tono su definición característica. En el caso de un motor, estos armónicos vienen definidos y controlados por factores como el ruido de admisión, que en el Audi RS 3 Sportback genera tres frecuencias de intensidad particularmente notable.

El motor V10 del Audi R8 es, en esencia, la combinación de dos motores de 5 cilindros, por lo que la acústica de ambos modelos es equiparable.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche