Noticia

Koyama sorprende

Ampliar

10 de junio, 2007

El podio de 125cc no contó con ningún español por primera vez en la temporada aunque tanto faubel como Gadea hicieron méritos más que de sobra para terminar en el cajón

El podio de 125cc no contó con ningún español por primera vez en la temporada aunque tanto faubel como Gadea hicieron méritos más que de sobra para terminar en el cajón

Ginés Muñoz Barcelona, 10 jun (EFE).- Ni en Qatar, ni en Jérez, ni en Estambul, ni en Shanghai, ni en Le Mans ni en Mugello. Ni uno sólo de estos Grandes Premios se quedó sin ver a un piloto español en alguno de los tres puestos del podio. Tuvo que ser en Cataluña, una de las tres carreras de casa, donde ninguno de ellos subiera al cajón. El valenciano Héctor Faubel (Aprilia), que llegaba a Montmeló como líder del Mundial, se quedó fuera de carrera después de que el checo Lukas Pesek se pasara de frenada en una curva y le embistiera por detrás, a tres vueltas del final, cuando ambos luchaban en el grupo de cabeza. El compañero de equipo de Faubel, el también valenciano Sergio Gadea, no pudo hacerse con un puesto en el podio en una emocionante última vuelta en la que batalló por la victoria con el otro piloto del Bancaja Aspar, el húngaro Gabor Talmacsi, y dos pilotos del Red Bull KTM, el japonés Tomoyoshi Koyama y el suizo Randy Krummenacher, quienes se colaron por sorpresa en el grupo puntero.

Al final, Koyama logró la primera victoria de su carrera, Talmacsi obtuvo un segundo puesto que le sirve para alzarse con el liderato provisional del Mundial, y Krummenacher, cuyo mejor resultado hasta ahora había sido un decimotercer puesto en Le Mans, ya puede presumir de tener un podio en su palmarés. Gadea, que lideró la carrera durante varias fases y llegó a ponerse en cabeza en la última vuelta, acabó cuarto, justo por delante del también español Pol Espargaró, que el día de su decimosexto cumpleaños remontó desde la decimoctava posición y llegó a colocarse segundo a mitad de la prueba, pero que al final no pudo aguantar el ritmo de cabeza.

El británico Bradley, sexto clasificado, cerró el grupo de ocho pilotos, que se quedó en seis tras la caída de Pesek y Faubel, que encabezó la carrera de principio a fin. A partir de ahí, el abismo, ya que el italiano Simone Corsi y el español Joan Olivé, séptimo y octavo respectivamente, llegaron a casi 17 segundos del ganador. Si Faubel no pudo acabar un Gran Premio en el que tenía fundadas esperanzas de consolidar el liderato -Pesek si logró arrancar su moto y finalizó decimotercero- fue aún peor lo que le ocurrió a Mattia Pasini. El italiano, uno de los más rápidos del “paddok”, se fue al suelo a las primeras de cambio y se ensañó con su Aprilia, a la que acabó de destrozar a patadas cuando ésta ya reposaba maltrecha en la cuneta del trazado barcelonés. Pasini, uno de los pilotos que estaba destinado a dominar la categoría esta temporada, en la que ya ha firmado cuatro “poles”, volvió a quedarse fuera de carrera por quinta este año y la afición de Montmeló se quedó sin verle pelear con el grupo de arriba.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche