Noticia

Joyas a partir de superdeportivos, ¿llevarías un brazalete de Ferrari?

2 fotos

Ampliar

19 de enero, 2021

Tener joyas provenientes de restos de superdeportivos ya es posible: una compañía estadounidense se encarga de fabricarlas.

Los vemos en las revistas o en las webs de coches y, con suerte, los podemos contemplar en vivo en un concesionario o en manos de algún conductor afortunado, pero hay superdeportivos que, por desgracia (y por temas económicos, principalmente) nunca podremos poseer.

Cierto que podemos hacernos con algún merchandising relacionado, como gorras, camisetas o demás, pero, evidentemente, no es lo mismo.

Joyas para todos los bolsillos: a partir de 50 euros

Crash Jewelry: joyas de superdeportivos

2 fotos

Ampliar

Ante esto, Christi Schimpke decidió crear una compañía que intentara mezclar los coches superdeportivos con la joyería. Así fundó Crash Jewelry, una compañía que hace joyas con los restos de coches accidentados.

Fundada en 2013, surge de cuando Schimpke decidió trasladar su estudio creativo de joyería al taller de su marido, que trabajaba en reparaciones de marcas de lujo como Mercedes-Benz, BMW, Audi, Bentley, Porsche, Rolls-Royce o Maserati.

Allí se dio cuenta de la gran materia prima con la que contaba a su disposición. Lo único que había que hacer era iniciar un proceso que implicaba cortar, lijar, pulir, dar forma, remachar e incluso añadir piedras preciosas a los metales y venderlos como joyas con un pedigrí muy especial.

En su catálogo, podemos encontrar pulseras, brazaletes, gemelos o colgantes hechos a partir del capó de un Aston Martin Rapide S, los paneles laterales de un Ferrari 360 Challenge Stradale o la puerta de un Bentley Continental GT. También tenemos “restos” de automóviles tan codiciados como un Ferrari 458 o un Maserati GranTurismo.

Puede que te interese: VÍDEO| La prueba soñada: Bentley Continental Cabrio

Igualmente, hay espacio para coches algo más terrenales, todos ellos con el mismo denominador común: han sufrido accidentes y las piezas que se utilizan como materia prima han sido sustituidas. Así, tenemos componentes de Porsche Macan S, de Mercedes-Benz Clase G o de varios modelos de Tesla, entre otros.

La gama de precios es accesible para casi cualquier bolsillo, con importes que van desde los 60 a los 800 dólares (de 50 a 650 euros, según el cambio actual).

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche