Noticia

Italia se manifiesta contra la prohibición de las Vespas

2 fotos

Ampliar

09 de octubre, 2018

Al alcalde de Génova le ha salido el tiro por la culata al anunciar que prohibiría el uso de las Vespas por su ciudad para reducir la contaminación. Toda una legión de amantes y usuarios de este práctico y revolucionario medio de transporte se ha sublevado en contra de esta medida. ¿Y si en España hacemos lo mismo con el Seat 600?

Buena la ha hecho Marco Bucci, alcalde de Génova, al sugerir que se deberían prohibir las Vespas en su ciudad para reducir la contaminación. De momento, la consecuencia más probable es que no vuelva a salir elegido como alcalde, ya que su popularidad se ha desplomado.

Génova es una ciudad italiana con una población en el entorno de los 600.000 habitantes de los cuales casi un tercio usa su Vespa a diario para desplazarse. La guerra contra las Vespas viene por el hecho de que la mayoría de sus motores son de dos tiempos y emplean gasolina mezclada con aceite para su funcionamiento y su combustión genera mucho humo. Sin embargo, sus emisiones de CO2 son mucho menores que si esos 180.000 usuarios de Vespa utilizasen un automóvil para sus desplazamientos.

Bucci anunció su intención de prohibir la circulación de los vehículos anteriores a 1999 por el centro de Génova entre las 7:00 y las 19:00 horas, algo que no ha gustado nada y se ha resuelto con la presentación de un informe que demuestra el bajo impacto que tienen las Vespas más antiguas en la contaminación de la ciudad y una macro concentración de este carismático scooter bajo el lema #lamiavespanonsitocca (mi Vespa no se toca).

Génova y Vespa, un fenómeno mundial

Se han vendido más de 18 millones de Vespa en todo el mundo, pero su impacto en la contaminación es mínimo.

2 fotos

Ampliar

Después de la Segunda Guerra Mundial llegó un tiempo de necesidades extremas en Europa, especialmente en los países vencidos como Italia y Alemania, donde surgieron algunos de los vehículos más ingeniosos para dar una movilidad sostenible a unos ciudadanos carentes de recursos. Goggomobil, Isetta, Biscuter, Messersmichtt… se cuentan por decenas estos artilugios, pero de entre todos ellos el de más éxito ha sido la mítica Vespa diseñada por el ingeniero aeronáutico Corradino D´Ascanio y encargada por el empresario Enrico Piaggio.

Presentada en Roma en 1946, pocos meses después del final de la guerra, la Vespa de Piaggio fue todo un éxito inmediato y, desde entonces, se han vendido en todo el mundo más de 18 millones de Vespas.

Lo más curioso de esta guerra entre el alcalde de Génova y las Vespas es que su ciudad es la que vio nacer este revolucionario medio de transporte y la Vespa ha sido un medio de vida para muchos genoveses durante décadas.

La idea de Marco Bucci de reducir la contaminación de su ciudad prohibiendo los scooters de más de 20 años en su ciudad tiene más de mediática que de lógica. De las 180.000 Vespas que se mueven a diario por su ciudad, apenas 3.000 son modelos más antiguos. El informe presentado por la plataforma de mi Vespa no se toca le da otro zasca a su alcalde: los cruceros que atracan en el puerto de Génova emiten cada año 3.176 toneladas de dióxido de nitrógeno, mientras que todas las Vespas que circulan por la ciudad anualmente emiten sólo 41 toneladas, casi 10 veces menos.

¿Y si en España organizamos un «mi 600 no se toca»?

El año pasado se batió el récord de asistencia de 600.

2 fotos

Ampliar

El caso de Génova, por desgracia, no es algo aislado. En España ya se están viviendo situaciones similares en ciudades como Madrid o Barcelona, donde el acceso a los vehículos más antiguos ya se está restringiendo e incluso prohibiendo.

Según un informe de la FIVA, las emisiones de CO2 de los vehículos clásicos representan sólo el 0,63 % del total de emisiones de CO2 en todo el planeta, su prohibición es poco más que una gota en un estanque.

Con la entrada en vigor ayer de la nueva Ordenanza de Movilidad en Madrid, el popular Seat 600 está en la misma situación en la capital que la Vespa en Génova, pero aquí no nos hemos quejado.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • José Mª Fontana

    Yo también tengo una Vespa 150-S del año 1962 y tampoco me van a dejar disfrutar de esta reliquia maravillosa. Todas las motocicletas anteriores a 1980, deberían tener un privilegio de circulación, para preservar un patrimonio histórico industrial y de diseño. Dicho problema también sucederá con todos los coches actuales que se verán abocados al desguace y será difícil encontrar, en el futuro, modelos anteriores a esta normativa. Un desastre para la conservación de dicho patrimonio

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche