Noticia

Inyección de hidrógeno, ¿la salvación de los motores diésel?

Motor diésel que funciona como un motor de doble combustible hidrógeno-diésel
Ampliar

23 de noviembre, 2022

¿Es el fin del diésel? Investigadores desarrollan un sistema de inyección directa de hidrógeno-diésel de doble combustible menos contaminante.

Casi todos ven el futuro del diésel complicado en el mundo de la automoción, por lo menos para coches de particulares. No obstante, puede haber una esperanza si este descubrimiento llevado a cabo en Australia se confirma y se puede aplicar de manera masiva en los turismos convencionales; en otras industrias su implementación parece más sencilla.

Ingenieros de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW Sidney), Australia, han conseguido convertir un motor diésel para que funcione como un motor de doble combustible hidrógeno-diésel, reduciendo las emisiones de CO2 en más de un 85 por ciento en comparación con el diésel convencional.

Sistema de inyección directa de hidrógeno-diésel 

Proceso de fabricación experimental de las baterías de estado sólido de Nissan

Proceso de fabricación experimental de las baterías de estado sólido de Nissan

Ampliar

El equipo de investigadores, dirigido por el profesor Shawn Kook, ha desarrollado un sistema de inyección directa de hidrógeno-diésel de doble combustible, que permite que los motores diésel existentes funcionen utilizando un 90 por ciento de hidrógeno como combustible.

Los investigadores apuntan que cualquier motor diésel utilizado en camiones y equipos de potencia en los sectores del transporte, la agricultura y la minería podría adaptarse al nuevo sistema híbrido en sólo un par de meses.

En un artículo publicado en el International Journal of Hydrogen Energy, el equipo del profesor Kook demuestra que el uso de su sistema patentado de inyección de hidrógeno reduce las emisiones de CO2 a sólo 90 g/km, un 85,9 por ciento menos que las producidas por el motor diésel.

Puede que te interese: Si conduces un coche diésel, esto es lo que te espera en los próximos meses

La solución del equipo de la UNSW mantiene la inyección original de diésel en el motor, pero añade una inyección de combustible de hidrógeno directamente en el cilindro. El nuevo sistema de inyección directa de hidrógeno-diésel de doble combustible no requiere el hidrógeno de altísima pureza que deben utilizar los sistemas alternativos de pilas de combustible de hidrógeno y que es más caro de producir.

El equipo de investigadores espera poder comercializar el nuevo sistema en los próximos 12 a 24 meses y está dispuesto a consultar con posibles inversores para lograrlo.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche