Noticia

Una investigación advierte del riesgo contaminante del coche autónomo

Ampliar

22 de junio, 2021

La tecnología del coche autónomo es fascinante, aunque puede tener un reverso no del todo deseado: aumentaría la contaminación.

Las previsiones más optimistas sostienen que los primeros vehículos autónomos podrían estar funcionando a un buen rendimiento en 2030. Este gran avance tecnológico, no obstante, podría tener un coste medioambiental que no se había tenido en cuenta.

Análisis anteriores sugerían que el transporte público perdería cuota de mercado en favor de los vehículos autónomos, pero una nueva investigación muestra que la comodidad de los vehículos autónomos tendría probablemente un coste medioambiental.

El autobús, el gran desplazado

Coches autónomos

Coches autónomos

Ampliar

Investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, en los Estados Unidos, han abordado las implicaciones de los vehículos autónomos en la fase de uso utilizando una encuesta de preferencias para revelar cuáles son los usuarios potenciales de los vehículos autónomos y cómo será el nivel de competencia con los medios de transporte tradicionales.

Puede que te interese: Asesinar o suicidar, ése es el dilema del coche autónomo

La investigación realizada hasta la fecha se ha centrado principalmente en la tecnología de los vehículos autónomos y no en los impactos ambientales que se derivarán de los cambios en el modo de transporte. Por ello, esta nueva investigación examina estos impactos basándose en cuatro categorías: consumo de energía, emisiones de gases de efecto invernadero, partículas y contaminantes.

Preguntados sobre qué usarían entre vehículos privados, taxis autónomos, autobuses y bicicletas, los encuestados optaron en un 31 por ciento por los taxis de vehículos autónomos debido a sus deseables atributos operativos y modales.

Sin embargo, los viajeros que poseían un vehículo personal eran menos propensos a elegir un vehículo autónomo, lo que implica que los vehículos autónomos compiten principalmente con el transporte público; por lo tanto, las políticas destinadas a reducir los desplazamientos en vehículos personales podrían no tener pleno éxito en la reducción del impacto ambiental.

 El gran problema de salud que generará el coche autónomo

A continuación, los investigadores examinaron las repercusiones de los cambios en las políticas y los servicios mediante una serie de simulaciones, que confirmaron que los vehículos autónomos compiten principalmente con el modo de transporte preferido desde el punto de vista medioambiental, los autobuses. También demostraron que una disminución de los tiempos de viaje en autobús daría lugar a un aumento significativo de su uso.

Esa elección del coche autónomo sobre el autobús aumentaría el consumo de energía (un 5,7 por ciento) y la contaminación (un 6,8 por ciento), un impacto bastante significativo.

«El sistema de transporte está al borde de un importante cambio de paradigma. Las tecnologías emergentes, como los vehículos autónomos y eléctricos, junto con los cambios en el comportamiento de los desplazamientos, tendrán importantes repercusiones operativas y medioambientales. Es de crucial importancia que consideremos esos impactos conjuntamente, si queremos forjar una movilidad eficiente y sostenible del futuro», explica el autor, Wissam Kontar.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche