Noticia

¿El paso definitivo para implantar el límite de 130 km/h?

Ampliar

11 de diciembre, 2012

El Gobierno tiene previsto llevar a cabo la instalación de diferentes sistemas de control y gestión de tráfico en las autopistas en los próximos meses. Hay que recordar que esta era una de las condiciones que la directora de Tráfico, María Seguí, puso para poder implantar el límite de 130 km/h.

El subsecretario del Ministerio del Interior, Luis Aguilera, ha asegurado que uno de los «objetivos específicos» del Gobierno para la actual legislatura es «extender paulatinamente la implantación» de sistemas inteligentes de control y gestión del tráfico, como cámaras, sensores y paneles de información, a «toda la red de vías de alta capacidad».

Durante la inauguración del Congreso Internacional de Gestión de Movilidad organizado por la Asociación Española de la Carretera (AEC) en Madrid, ha apuntado que en la «actual coyuntura» económica, que «no siempre permite» abordar la construcción de nuevas infraestructuras o la reparación de las existentes, los sistemas inteligentes de control de tráfico son una manera «eficiente» de continuar reduciendo los accidentes por su «elevada relación coste-beneficio».

El despliegue de esta red de sistemas inteligentes de control del tráfico, capaces de detectar el estado de la circulación en cada tramo y de modular la velocidad del tráfico mediante paneles variables, fue precisamente una de las condiciones que la directora de Tráfico, María Seguí, puso en su comparecencia en el Congreso a la posibilidad de subir la velocidad a 130 km/h en algunos tramos de autopista dependiendo de las circunstancias de tráfico y meteorológicas.

Madrid, ejemplo de gestión del tráfico

Asimismo, Aguilera ha indicado la intención del Ministerio de Interior es «promover y facilitar la instalación de estas herramientas por parte de los ayuntamientos, proporcionando soporte técnico» desde la Dirección General de Tráfico (DGT) para que también en los cascos urbanos se automatice la gestión del tráfico.

Un modelo de este tipo de gestión es el Ayuntamiento de Madrid, que, según ha explicado el director general de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Rubio, cuenta con una red de 450 kilómetros de fibra óptica a la que estén conectados alrededor de 7.000 sensores de control, 900 cámaras urbanas, 25 cámaras de acceso a las zonas de prioridad residencial, así como las cámaras de control de fase roja en los semáforos.

Para Rubio, este despliegue permite a una ciudad como Madrid, «últimamente sometida a un estrés en su movilidad extraordinaria», con días en los que «ha habido 60 o 70 manifestaciones», en los que ha habido que desviar hasta 50 líneas de autobuses, «conducir el tráfico prácticamente en tiempo real» para evitar grandes problemas de circulación.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche