Noticia

Instalar aerogenaradores en puentes, ¿es posible?

Ampliar

30 de julio, 2015

Investigadores de España y Reino Unido estudian la posibilidad de aprovechar puentes y viaductos para la instalación de aerogeneradores que produzcan energía limpia.

España es uno de los países líderes en cuanto a energías renovables se refiere. Nuestras empresas están traspasando fronteras y exportando su experiencia a otras naciones menos avanzadas en el conocimiento de las energías limpias. De esta manera, en los últimos años, nos hemos acostumbrado a ver nuestros montes o llanuras plagados de molinillos eléctricos. Lamentablemente, se han convertido en un elemento más del paisaje.

Ahora, el investigador español Oscar Soto y sus colegas de la Universidad de Kingston (Londres) han cuestionado si esa colocación de los molinos eólicos es la más práctica y provechosa para la obtención de energía limpia, y han propuesto la colocación de turbinas bajo los puentes.

El viaducto del barranco de El Juncal, en Gran Canaria, ha servido de referencia a los científicos para simular por ordenador como el viento que sopla entre los pilares de este tipo de infraestructuras puede mover aerogeneradores y producir energía.

“Como es natural, cuanta más superficie abarque el rotor, más potencia se puede extraer; sin embargo, hemos visto que en turbinas pequeñas la relación de potencia producida por metro cuadrado es mayor” ha señalado Soto. El estudio ha demostrado que la mejor forma de obtener energía sería utilizar dos turbinas de diferentes tamaños, en vez de una de mayor tamaño. Incluso, montar un panel con 24 pequeñas turbinas sería la opción más provechosa debido al peso y la cantidad de energía que produciría cada turbina, pero la opción más viable por coste e instalación serían las dos turbinas.

Según los datos del estudio, cada turbina instalada en el viaducto de El Juncal ofrecería 0,25 Megavatios (MW) . Al ser dos, sumarían un total de 0,5 MW, lo que teóricamente podría generar energía suficiente para alimentar de 450 a 500 hogares, así como reducir las emisiones de CO2.

“Una instalación de este tipo evitaría la emisión de unas 140 toneladas de CO2 al año, una cantidad que representa el efecto de depuración de unos 7.200 árboles“, ha apuntado Soto.

El estudio ha sido publicado en la revista Renewable and Sustainable Energy Reviews y se enmarca dentro de la iniciativa PAINPER, que promueve el aprovechamiento de las infraestructuras públicas para generar energías limpias.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche