I Jornada sobre Seguridad Vial y Tecnología

I Jornada sobre Seguridad Vial y Tecnología

Está claro que la tecnología ha acaparado el habitáculo de los nuevos coches que se fabrican en el mercado, pero hay que tener en cuenta los puntos positivos y negativos de estos sistemas en nuestra conducción.

Hoy ha tenido lugar la primera Jornada sobre Seguridad Vial y nuevas tecnologías donde se han tenido en cuenta varios aspectos como la importancia de una buena formación de los usuarios antes de pilotar un vehículo con nueva tecnología y cómo esta afecta en mayor o en menor medida a nuestra seguridad en la carretera.

A las 9:30 ha comenzado esta reunión, organizada por RTVE, Fesvial, Seguridad Vital y promovida por Carglass, donde lo primero de lo que se ha hablado ha sido de cómo se están ampliando las normas de vigilancia para los vehículos de transporte profesional. En este punto, Alicia Rubio, dirección general de Transporte Terrestre, ha explicado las regulaciones europeas que se tienen en cuenta para este tipo de automóviles (descanso, velocidad, peso de la mercancía…) y ha señalado que la tecnología ya está muy cerca de controlar todo sobre estos vehículos, y se espera que para el 2019 no sea necesario una detención del medio de transporte para el análisis de un correcto cumplimiento de la normativa.

Jaime Moreno, subdirector general de la DGT, ha comentado algunos datos sobre la seguridad vial y ha querido resaltar la importancia de elementos como el eCall (sistema que llama a emergencias en caso de que el usuario tenga un accidente), que para el 2018 será obligatorio en todos los nuevos vehículos que se fabriquen. A continuación, Luis Montoro, presidente de Fesvial, después de pasear un poco sobre la historia del automóvil, ha desarrollado una interesante presentación sobre la tecnología actual y del futuro en la seguridad de los conductores.

Los problemas de las nuevas tecnologías en la seguridad vial

– Desconocimiento del funcionamiento de la tecnología: según el presidente de Fesvial, los datos señalan que el 75% de los conductores no conocen tecnologías básicas como el ABS, ESP, ASR, Isofix o simplemente desconocen cuál es la distancia que deben tener en cuenta respecto al airbag. Cosas tan simples como estas que pueden salvarte la vida, pero que nadie nos ha explicado detenidamente tras su llegada al mercado automovilístico.

Estrés perceptivo, tecnológico y atención: este segundo punto habla del estrés que nos puede producir una sobrecarga de tecnología en nuestro vehículo. Hay algunos coches que vienen con tantos sistemas instalados que no saben cómo actuar, de modo que Luis señala la importancia de un panel de mando bien simplificado para no sobrecargar, ya que aunque las nuevas tecnologías pueden ser infinitas, el sistema de atención del ser humano es totalmente limitado.

– Teoría del riesgo constante: esta teoría se basa en la idea de que con la nueva tecnología los conductores se sienten mucho más confiados y por lo tanto cometen un mayor número de infracciones que hacen que aumente el riesgo de verse implicados en un accidente.

Conducción autónoma: este sistema está claro que, en caso de funcionar correctamente, sería una gran solución en la reducción de víctimas de accidente. Sin embargo, el presidente ha querido resaltar los problemas de esta conducción autónoma.

Su tecnología no podría tener ninguna imperfección en sus sistemas o podría ser un motivo de accidente y puede que no todo el mundo acepte la llegada de estas nuevas tecnologías, entonces cabe plantearnos preguntas como ¿sería necesario un permiso de conducir?, ¿de quién sería la culpa en caso de un accidente? o ¿cómo pasaría el vehículo la ITV?

Después de la presentación han seguido la jornada diferentes ponentes con el fin de responder a una cuestión ¿nos siguen protegiendo los vehículos si hacemos un mal uso de sus sistemas de seguridad?

En este tema, Ana Blanco, subdirectora de la DGT, ha afirmado que se deben tener en cuenta puntos como la introducción obligatoria de dispositivos de seguridad en los nuevos coches (eCall, Comobity, alerta de obstáculos…), con el fin de reducir la siniestralidad.

Por su parte, Roby Said, director de Atisae España, ha señalado los últimos datos sobre los automóviles que no pasan la ITV ya ha resaltado dos problemas: que la normativa vigente no permite que las ITV se actualicen a la vez que los vehículos y, en segundo lugar, que la mayoría de los usuarios que no acuden a la revisión de su coche es porque temen no pasar la inspección.

En definitiva, el principal inconveniente de estas nuevas tecnologías es que los usuarios no están suficientemente formados sobre el funcionamiento de estos sistemas y un dispositivo tecnológico mal usado puede pasar de salvarte la vida a producir un accidente.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba