Noticia

La historia y evolución de Koenigsegg, en vídeo

Ampliar

12 de agosto, 2019

Coge una bolsa de palomitas y disfruta de este breve repaso a la historia de una de las marcas referentes a nivel mundial en la producción de superdeportivos.

La historia de Koenigsegg se remonta a 1994 cuando el sueco Christian von Koenigsegg, a la temprana edad de 22 años, empezó a fabricar su propio coche inspirado en la película Flåklypa Grand Prix. Desde entonces ha ido buscando la perfección en cada uno de sus modelos con el fin de no crear un superdeportivo más, sino una máquina que ofreciese sensaciones nuevas al alcance de muy pocos. Si su primera criatura, el prototipo CC, ya hacía presagiarle un éxito rotundo, las últimas ediciones del Jesko o del One:1 no hacen más que corroborarlo. Además, el empresario ha logrado generar de forma directa unos 50 puestos de trabajo en su pequeña planta de Ängelholm. Ahora, los especialistas audiovisuales de Cars Evolution han celebrado este primer cuarto de siglo de vida con un vídeo que repasa la historia y evolución de Koenigsegg.

¿Qué coches tiene el dueño de Koenigsegg? ¡Te sorprenderás!

Koenigsegg, una marca plagada de récords

En los poco más de siete minutos que dura el vídeo se pueden contemplar auténticas joyas de récord. El motor del CC8S fue catalogado en 2002 como el más potente jamás instalado en un vehículo de producción en serie hasta el momento. Era un V8 de 4,7 litros sobrealimentado que declaraba 655 CV, alrededor de 200 CV más que lo homologado por el V8 atmosférico del Ferrari 360 Challenge Stradale. Dos años después, con la llegada del CCR de 800 CV, Koenigsegg pulverizaba su propio récord. En 2005, el mismo modelo nórdico estableció una nueva plusmarca para el coche más rápido del mundo: el CCR se quedó a nada de alcanzar los 400 km/h de punta, destronando así al McLaren F1 que había registrado una velocidad máxima de 386,2 km/h.

Por si todo eso fuera poco, el Agera RS y el Regera volvieron a marcar récords de velocidad con 444 y 450 km/h de punta. Sólo el Bugatti Chiron Sport y el Hennessey Venom F5 han sido capaces de superarlos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche