Hamilton se librará de otra sanción en China

Tras la polémica sobre su exculpación en el incidente con el coche de seguridad en Japón, ahora vuelve a hablarse de la pasividad de la FIA ante la tendencia del protegido de Ron Dennis a saltarse el reglamento.

Tras la polémica sobre su exculpación en el incidente con el coche de seguridad en Japón, ahora vuelve a hablarse de la pasividad de la FIA ante la tendencia del protegido de Ron Dennis a saltarse el reglamento.

Gran Premio de China: El líder del mundial pierde el control de su McLaren y termina en la escapatoria de gravilla que se encuentra en el acceso al “pit lane” del circuito de Shangai. Inmediatamente, intenta que sus maltrechos neumáticos traccionen sobre la resbaladiza superficie, pero consciente de que el monoplaza se encuentra encallado reclama la ayuda del personal de la pista y hasta siete personas, obedeciendo las órdenes del piloto inglés, intentan sin éxito mover el coche. Desde el muro Ron Dennis se lleva las manos a la cabeza y gesticula pidiendo que ayuden a su pupilo a regresar al asfalto. Todo es en vano. El coche no se mueve del sitio a pesar de los denodados intentos de los trabajadores del circuito por desplazarlo. Finalmente Lewis Hamilton saca el volante y abandona el coche. En total trascurrieron un minuto y quince segundos durante los que se vivió una situación de riesgo evidente para Hamilton, los operarios implicados y cualquier piloto que tuviera que entrar en boxes en condiciones de baja adherencia en la pista china.


Las normas de la FIA son claras: en caso de quedarse parado en una zona peligrosa, el piloto debe abandonar el coche lo antes posible y situarse en una zona debidamente protegida (Artículo 30.13 del código deportivo). No obstante parece evidente que después de que una grúa le devolviese a la pista en Nürburgring, que decidieran sancionar sin existir norma al respecto a su compañero de equipo Alonso en Hungría por una maniobra en boxes que le perjudicó y que en Japón se le exculpase de la vulneración del reglamento que rige cuando el coche de seguridad está en pista, las posibilidades de que la FIA intervenga para sancionar al líder del mundial son muy remotas. Nadie cuenta con ello e incluso Alonso ironizaba tras el anuncio de que no se le impondría sanción por los acontecimientos del Gran Premio de Japón: “si llego a ser yo, estaría sancionado desde ayer”. Hoy por hoy ningún rival -y especialmente Fernando Alonso- puede luchar en igualdad de condiciones con Lewis Hamilton. Aunque una buena parte de la FIA tiene importantes desavenencias con el patrón de McLaren -empezando por el propio presidente de la federación, Max Mosley– la posibilidad de que un piloto de color, debutante y británico sea campeón del mundo seduce los bolsillos de personas muy influyentes… y desata la ilusión del país más aficionado a la Fórmula 1.


Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba