Noticia

La oposición en Madrid usará un coche por cada tres concejales

Ampliar

05 de junio, 2011

Los grupos municipales de la oposición en Madrid contarán finalmente con un coche por cada tres concejales aproximadamente, más el que conservarán los portavoces, según se ha acordado este viernes en la reunión técnica que se ha celebrado en el Edificio de Grupos.

Tras la polémica levantada por el anuncio de UPyD de que renunciará a todos los coches oficiales, el acuerdo al que se ha llegado es que habrá un vehículo por cada junta de distrito y área de Gobierno.

Además, tanto el alcalde como los cuatro portavoces también dispondrán de coche, y se dejará un vehículo más para el grupo de UPyD, dos para IU y cinco para el PSOE. En total, esto supone una reducción de entre el 50 y el 60% de los coches oficiales que funcionan actualmente en el Ayuntamiento.

En cualquier caso, el vicealcalde en funciones y portavoz del Grupo Popular, Manuel Cobo, ha asegurado que se informará al Ministerio del Interior de esta decisión y quedará a la espera de cualquier recomendación que este departamento pudiera hacer, dado que la existencia del coche va asociada a la presencia de un escolta, que los ediles llevan desde que se detectaron seguimientos de terroristas de ETA a concejales madrileños hace unos años.

«Daremos cuenta al Ministerio del Interior, y luego que nos digan lo que tengan que decir si quieren decir algo. Nosotros vamos adelante con la medida salvo que el Ministerio nos diga alguna cosa, porque desde luego estaremos a lo que nos digan, si es que nos dicen algo», ha señalado.

A pesar de esta propuesta, el representante de UPyD en el encuentro, Mariano Palacios, ya ha avanzado que los cinco ediles de la formación magenta mantendrán su programa electoral y renunciarán a «esa atribución exclusiva del vehículo oficial» a un edil, aunque sí ha reconocido que es necesario «contar con un parque de vehículos de incidencias para que sean usados por los concejales por necesidades concretas de trabajo».

No son un privilegio

Por su parte, el portavoz de IU, Ángel Pérez, ha recordado que la puesta a disposición de los concejales de estos vehículos «no es un privilegio». «Que el Ministerio del Interior considere que alguien tiene que llevar escolta no es un privilegio, y no creo que haya nadie en condiciones de decir hoy en este país que el problema terrorista está resuelto o no. Así que son decisiones que hay que tomar con la esperanza de que no suceda nada», ha señalado.

Además, ha defendido que poder disponer de un vehículo es simplemente una herramienta de trabajo más, como el tener un despacho o técnicos que puedan asesorar en el día a día.

«Entendemos que los coches son necesarios para el trabajo institucional en una ciudad como Madrid, aunque queremos compatibilizar esos conceptos de austeridad y eficacia en el trabajo», ha subrayado.

Asimismo, ha defendido que siempre que un edil utilice un coche oficial vaya acompañado por un escolta, porque «en Madrid no sólo hay problemas en materia de terrorismo, sino que hay razones de seguridad».

Así, la propuesta de IU en esta materia es que conserven la seguridad tanto el alcalde como los portavoces municipales y los concejales delegados, así como todos los que utilicen un coche de incidencia, sean de los grupos municipales o de los distritos. «Pero se puede seguir hablando», ha apostillado Pérez.

A favor del recorte

El portavoz del PSOE en el encuentro, Francisco Cabaco, ha coincidido también en que es necesaria «una reducción importante» en el número de vehículos, aunque permitiéndose «una movilidad razonable a los concejales en el cumplimiento de sus funciones».

Por ello, el acuerdo de que no se asigne el coche a una persona le ha parecido «perfecto» en el camino en pro del «equilibrio» y «para dar ejemplo» al resto de instituciones y a la sociedad en general.

«Si la vía es que haya coches de incidencia que no estén asignados de forma personal -esto es en lo que parece que estamos todos de acuerdo, y cuando digo todos, digo todos- y a la vez aliviamos gasto, hacer pedagogía en estos tiempos viene bien», ha subrayado.

Con respecto al cambio que esta reducción de vehículos supone en la presencia de los escoltas, Cabaco ha defendido que su Grupo está «abierto a cualquier solución» pero siempre teniendo en cuenta las necesidades de seguridad que estime el Ministerio del Interior en base a «datos fidedignos».

«Estamos por un recorte en este apartado, pero abiertos a contemplar situaciones de seguridad concretas de algunos miembros de la Corporación», ha puntualizado. S

Son un medio «modesto»

Finalmente, Manuel Cobo ha recordado que fue el Ministerio del Interior el que determinó la necesidad de que todos los concejales madrileños, incluidos los de la oposición, llevaran escolta, aunque ha recordado que «a lo largo de los años el tipo de vehículo (utilizado) ha ido bajando (de gama) por razones de austeridad».

Así, desde el año pasado los modelos que se utilizan en el Consistorio son el Toyota Prius, el Honda Civic o el Renault Clio, que a su juicio son «razonables» en el coste. Esto es así tras la decisión del primer edil de incluir esta partida entre las que sufrieron recortes por la crisis económica. Además, entonces ya se anunció que «si desaparece, aminora o cambia de forma radical el asunto de la seguridad se puede acometer un plan de reducción de vehículos». «No hacía falta que llegara nadie para contarnos esta historia, porque somos conscientes de ello», ha reprochado Cobo.

Finalmente, él también ha insistido en que la puesta a disposición de los ediles de estos vehículos sirve para «cumplir las obligaciones que (implica) el cargo» y no para «trasladar del domicilio a casa», y ha recordado que la reducción de coches tampoco supondrá un gran ahorro, porque los conductores son funcionarios, por lo que seguirán en plantilla.

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche