Noticia

Gronholm entrena por carreteras catalanas para adaptarse asfalto

Ampliar

15 de marzo, 2006

El piloto nórdico declara que le gustaría ganar un tercer mundial antes de retirarse

El piloto nórdico declara que le gustaría ganar un tercer mundial antes de retirarse

Alpens (Girona), 15 mar (EFE).- Marcus Gronholm desea regresar a lo más alto del podio en el Rally RACC Catalunya-Costa Daurada, una prueba que no ha ganado nunca y que ya prepara en tierras catalanas con el propósito de adaptarse al asfalto lo antes posible. «Necesitamos volver a ganar y me gustaría hacerlo aquí, aunque ser segundo también sería un buen resultado después de lo mal que nos fue en México», explicó Gronholm, quien se entrena en la zona del Cobert de Puigcercós, en la comarca gerundense de Osona, para adaptarse lo antes posible a las carreteras catalanas. En ese enclave montañoso de itinerarios sinuosos, el equipo Ford ha instalado su cuartel general, y Gronholm ha probado hoy varios reglajes para su nuevo Focus RS WRC 06. El Catalunya-Costa Daurada, que se disputará del 23 al 26 de marzo, es el primer rally sobre asfalto puro de la temporada, un terreno donde Gronholm nunca ha rendido a su mejor nivel. «Todo el mundo sabe que no soy un especialista de asfalto. Es difícil explicar el porqué, ni yo mismo lo sé, aunque no he tenido nunca buenas sensaciones cuando piloto sobre esa superficie», comentó.


Tras imponerse en las resbaladizas carreteras de Montecarlo y sobre las pistas completamente nevadas de Suecia, su octavo puesto en México le ha relegado a la segunda plaza de la clasificación general, que comanda el francés Sébastien Loeb. El campeón de los dos últimos Mundiales lidera la tabla con 26 puntos -cinco más que Gronholm- gracias a su victoria en las pistas de tierra centroamericanas y sus dos segundos puestos en Montecarlo y Suecia. Marcus Gronholm es consciente de que el Catalunya-Costa Daurada no es el mejor terreno para recortar la diferencia, pero su pase de Peugeot a Ford -uno de los mejores equipos sobre asfalto- le hacen ganar enteros con vistas a un posible triunfo la próxima semana. «Ford siempre ha sido muy bueno en asfalto. El coche va rápido y, de momento, me estoy adaptando bien. Además, los neumáticos Michelin también logran siempre un buen rendimiento en ese tipo de superficies, así que en ese sentido estoy tranquilo», manifestó.


A sus 38 años, y con dos títulos mundiales en el bolsillo, el piloto finlandés todavía no piensa en la retirada. «Me gustaría ganar por tercera vez el Mundial antes de retirarme», adelantó. Cumplir con tan ambicioso objetivo no parece estar fuera de su alcance, puesto que Gronholm ya ha vencido en las dos primeras pruebas del campeonato y podría repetir de nuevo en tierras catalanas si todo sale como lo tiene previsto. «Seguro que será un buen rally. Sólo espero que no llueva y las carreteras se mantengan secas, porque sino habrá que cambiar los neumáticos y eso siempre es un problema», apuntó el finlandés, temeroso de que las pruebas en seco que llevará a cabo estos días le sirvan de poco si la próxima semana la lluvia se convierte en la protagonista del rally. En el Catalunya-Costa Daurada Gronholm se tendrá que medir a los dos pilotos españoles que participan en el Mundial, Dani Sordo y Xevi Pons, y que correrán por primera vez ante su público. «Sordo es un piloto muy bueno. Sorprende que, pese a su inexperiencia, no cometa errores. Pons también me parece un buen piloto y estoy convencido de que aquí lo hará bien. De hecho, creo que los dos estarán bastante arriba en la clasificación», comentó al respecto.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche