Noticia

El gran problema de los coches zombies

Ampliar

22 de abril, 2021

Los coches zombies se están convirtiendo en un problema para la seguridad vial de sus propios dueños y del resto del parque automovilístico.

Por si no estás acostumbrado a la nomenclatura, como coche zombie se conoce a aquellos automóviles que: circulan sin seguro y aparecen como dados de baja en los registros oficiales. Coches fantasmas desde el punto de vista burocrático que exteriormente no se diferencian del resto, pero que pueden provocar muchos problemas a sus propios conductores y al resto.

Puede que te interese: Cómo dar de baja tu coche

La Fundación Línea Directa ha realizado un estudio al respecto y sus conclusiones son, como poco, preocupantes. Según esta organización, cada vez hay más vehículos en estas circunstancias entre los automóviles convencionales, hablamos de un ocho por ciento del parque automovilístico español, lo que supone en torno a 2,65 millones de vehículos que circulan actualmente sin una póliza de seguro contratada.

Coches zombies, un peligro para todos

<span style=Pero el gran problema de este tipo de vehículos zombies es que son un peligro para la seguridad vial ya que, al estar fuera del sistema, no están sometidos al mismo control ni inspecciones técnicas que el resto de los automóviles." >

Pero el gran problema de este tipo de vehículos zombies es que son un peligro para la seguridad vial ya que, al estar fuera del sistema, no están sometidos al mismo control ni inspecciones técnicas que el resto de los automóviles.

Ampliar

Según la Fundación Línea Directa, en la última década se han producido más de 300.000 accidentes con vehículos zombies, lo que provoca sus resoluciones son mucho más lentas, existen el doble de posibilidades de que se produzcan lesiones (por el mal estado del coche zombie) y el coste de los daños es más elevado.

 Un hombre se cambia de sexo para pagar menos por el seguro del coche

Como recuerda esta fundación, cada año se imponen en nuestro país casi 130.000 multas por tener un coche sin seguro, más del doble que la suma de todas las denuncias por dar positivo en alcoholemia y drogas juntas. Circular sin seguro conlleva una sanción de hasta 3.000 euros (1.500 euros si se trata de un turismo convencional) y, en caso de sufrir un golpe o incidente, el conductor que no está asegurado deberá hacer frente a todos los costes de las reparaciones y otras indemnizaciones derivadas de los daños y las lesiones.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche