Noticia

GM admite más accidentes provocados por sus fallos y su crisis empeora

Ampliar

26 de mayo, 2014

General Motors ha admitido que los accidentes y víctimas causados por uno de los defectos en sus vehículos es mayor del indicado primer momento. Solo en 2014, el gigante de la automoción ha llamado a revisión a millones de automóviles.

En menos de un año hemos asistido a decenas de llamadas a revisión de General Motors, que han llevado al taller a millones de sus vehículos vendidos en todo el mundo. Un cúmulo de noticias negativas que ha provocado que el segundo mayor fabricante mundial de automóviles se vea inmerso en estos momentos en una crisis económica y de prestigio.

Pero si parecía que no podían surgir más problemas para el gigante estadounidense, este fin de semana la compañía ha reconocido que los accidentes y víctimas causadas por uno de los defectos de sus vehículos han sido más de los indicados en un principio. Tal y como informa ElPais.com, GM ha elevado de 32 a 47 el número de choques vinculados al problema con el sistema de arranque de varios de sus coches y que provocó una de las llamadas a revisión más sonadas, ya que la multinacional tardó más de una década en avisar a los propietarios de que debían llevar su modelo al taller.

Además, el Departamento de Transporte y la agencia que en Estados Unidos regula la seguridad en carretera (NHTSA) acaban de multar a General Motors con 35 millones de dólares (alrededor de 25 millones de euros) por la gestión pésima de este problema.

El defecto que causó diversas víctimas mortales por accidentes se atribuyó a un componente fabricado por Delphi, que provocaba que la llave cambiara a posición de apagado por el peso del llavero cuando el automóvil circulaba a velocidad elevada o por una zona bacheada. De esta forma, el vehículo se quedaba sin dirección asistida y sin frenos, lo que hacía muy difícil evitar el accidente. Según la NHTSA, el número de fallecidos por este defecto podría elevarse a 13 personas.

El Departamento de Transporte norteamericano ha asegurado que GM ya era consciente del problema desde 2009, aunque las primeras quejas por parte de los conductores comenzaron en 2001 y la propia compañía no comenzó a poner solución hasta el pasado mes de enero.

La gran mayoría de modelos afectados (Saturn Ion y Sky, Chevrolet Cobalt y HHR y Pontiac G5 y Solstice) se comercializaron en Estados Unidos y no se venden desde hace años. La busqueda de una solución a este defecto ha provocado que GM detecte otros problemas en sus automóviles, lo que ha llevado a nuevas llamadas a revisión de las que hemos sido testigos en los últimos meses. En lo que va de 2014, las revisiones de GM han afectado a más vehículos de los vendidos en cinco años.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche