Ganvam reivindica el papel de la distribución

Ganvam reivindica el papel de la distribución

13 diciembre, 2017

Ganvam llama a la unidad a las empresas dedicadas a la distribución en el sector del automóvil para ganar peso frente a los fabricantes. El presidente de la asociación citó, “la automoción tiene dos brazos perfectamente articulados y representados: la fabricación y la distribución”.

El pasado martes 12 de diciembre tuvo lugar la tradicional comida de Ganvam con los medios de comunicación. En ella se recogió un dato claro, los distribuidores del automóvil tiene una hoja de ruta fija: hacer valer su peso en el mercado.

Fabricantes y distribuidores, los dos brazos de la industria

En este marco, el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), Lorenzo Vidal de la Peña, afirmó hoy que la distribución de automóviles no puede estar huérfana de representación ante las administraciones públicas, máxime cuando existe una patronal fuerte que como Ganvam es la voz más plural y numerosa de sector de la venta y reparación.

A primera vista cualquiera se daría cuenta que hay una relación directa entre fabricantes y distribuidores, sin embargo, en el gremio de los del automóvil siguen enfrascados en una lucha que no les beneficia. En relación al conflicto que existe en la falta de representatividad del sector de la distribución, Vidal de la Peña señaló que el sector de la automoción no puede estar representado ante los poderes públicos sólo por una parte pues hasta ahora la cara más visible, por su peso industrial, han sido los fabricantes, cuando la automoción tiene dos brazos perfectamente articulados y representados: la fabricación y la distribución.

La unión hace la fuerza

El presidente de la asociación tuvo palabras para aquellos colectivos que los califican como la patronal del VO. Según Vidal de la Peña, aunque los Vehículos de Ocasión son parte de su sector, no todo es VO, pues representan también a concesionarios y talleres oficiales.

Tras estas declaraciones, el máximo directivo de Ganvam llama a la unidad de todos los actores implicados en la distribución para poder hacer peso frente a la Administración. Así lo recogía, “sin la base de todos estos actores difícilmente la distribución puede llevar adelante el reto de convertirse en un interlocutor fuerte y válido ante la Administración, haciendo gala de una asociación eficaz, funcional y que, en definitiva, responda a los intereses por los que se creó, más allá de personalismos”.

Los personalismos nunca llevan a buen puerto, en este caso no parece que sea la excepción que confirma la regla. Por eso, como en todo acto reivindicativo, es necesario que se produzca una unión entre  empresarios del sector para que el ruido llegue a la Administración.

Esto no sólo trata de asuntos que incumben a los distribuidores, también a vendedores y talleres, pues nos encontramos ante un cambio de modelo de negocio que les afecta directamente, en palabras de  Vidal de la Peña.

Llamada al consenso

Que una relación entre dos se rompa es fruto de la mala comunicación entre ambos. Y es, llegados a este punto, donde el presidente de Ganvam pidió reconducir las relaciones con los fabricantes porque si bien los coches son de ellos, los clientes y sus datos pertenecen a la distribución. Y por tanto, vendedores y talleres no puede quedarse al margen del desarrollo de los nuevos servicios que se deriven de la conectividad y que serán la base para captar y fidelizar al cliente 4.0.

Se destacó en la comida la necesidad de una reforma fiscal que ayude a corregir la baja rentabilidad de sus pymes, la lucha contra el intrusismo y la competencia desleal que genera la venta y reparación ilegal o la urgente renovación del parque automovilístico a través del rediseño de los tradicionales planes de achatarramiento.

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba