Ford recompensa a los buenos conductores

Ford recompensa a los buenos conductores

22 junio, 2016

Un nuevo experimento de Ford calcula la puntuación personal de un conductor basándose en su comportamiento en la carretera. Aquellos que logren una buena puntuación podrían acceder a, por ejemplo, precios más bajos en los servicios de alquiler de vehículos.

Ford ha puesto en marcha el Proyecto de Comportamiento del Conductor, a través del que se aplica una puntuación a los usuarios en función de determinados comportamientos al volante, al igual que se hace en las aplicaciones de fitness.

Ford ha explicado que esta iniciativa representa un experimento que se basa en la idea de recompensar a los buenos conductores con unos menores costes de desplazamiento, de forma que las personas que logren buena puntuación podrían acceder a precios más bajos en los servicios de alquiler de vehículos o de ‘car sharing’, además de a descuentos en las pólizas de seguro.

El responsable del proyecto Ford Smart Mobility, Jonathan Scott, ha afirmado que, al igual que una aplicación deportiva que muestra la distancia recorrida y las calorías que se queman, una puntuación personal al conductor “anima a la gente a conducir de una forma más inteligente”.

“Queríamos entender mejor cómo utiliza la gente nuestros productos para poder ayudarles a mejorar ese comportamiento, y una puntuación, acompañada de consejos, hace que resulte más fácil mejorar”, ha añadido Scott.

De esta forma, la compañía ha recogido durante cuatro meses datos de 40 unidades de su modelo Ford Fiesta conducidos por voluntarios en la ciudad de Londres, con el objetivo de registrar cada acción del conductor durante 160.000 kilómetros y más de 4.000 horas.

Ford ha señalado que los usuarios son dueños de sus datos, por lo que la firma está explorando formas de que éstos puedan usarlos en su propio beneficio. Así, la aplicación permite a los conductores comprobar cómo los diferentes comportamientos al volante afectaron a la puntuación y ofrece consejos para mejorar.

Igualmente, la compañía también está estudiando la forma en que el estado físico y el emocional del conductor afecta a su comportamiento al volante, de forma que los voluntarios son sometidos a una serie de situaciones, tanto en entornos reales como simulados, en los que se monitorizan el pulso cardíaco, el movimiento ocular o patrones cerebrales.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba