Ford integra exoesqueletos en sus líneas de montaje

Ford integra exoesqueletos en sus líneas de montaje

6 febrero, 2018

Ford integra en su cadena de montaje de Valencia los primeros exoesqueletos para sus operarios. Fabricados con titanio y fibra de carbono ayudan a los trabajadores a levantar y manipular objetos pesados ayudando a reducir el número de lesiones.

Exoesqueletos de titanio y fibra de carbono

Aunque pueda parecer una tecnología más propia de películas futuristas como Yo, robot o del superhéroe más estirado de Hollywood, Tony Stark, se trata de una tecnología real. Los operarios de la planta de Ford en Valencia han sido los primeros en utilizar exoesqueletos, una tecnología que supone un importante refuerzo para los hombros y la espalda de quien lo utiliza, trasladando el peso hacia las caderas y reduciendo el riesgo de lesiones laborales.

La implantanción de los exoesqueletos será una tecnología que, seguramente, se adopte en el resto de cadenas de montaje porque se prevé que de aquí a 2020, el 25% de europeos tendrá más de 60 años, una edad en la que una ayuda a la hora de levantar peso nunca viene mal. Si tenemos en cuenta que en toda Europa, los desórdenes musculoesqueléticos representan el 61% de todas las enfermedades laborales.

“Los exoesqueletos pueden ayudar a reducir el estrés en nuestros empleados y facilitar la ejecución de trabajos físicamente exigentes”, ha afirmado Dale Wishnousky, vicepresidente de Fabricación de Ford Europa.

¿En qué ayuda un exoesqueleto?

Por ahora se han instalado en la planta valenciana de Ford nueve exoesqueletos  fabricados a partir de titanio y fibra de carbono. Esta máquina móvil ayuda a los operarios de la línea de montaje a levantar, mover o cargar cualquier cosa que pese más de tres kilos cuando están de pie en una postura forzada. Los exoesqueletos ofrecen protección y apoyo contra el cansancio y las lesiones al reducir la tensión y el esfuerzo de movimientos repetitivos que pueden pasar factura al cuerpo a lo largo del tiempo.

Los trabajadores agradecen la puesta en marcha de esta tecnología por el refuerzo que supone para ellos, como asegura el operario Ramón Navarrete, “mi trabajo puede ser como ir al gimnasio, y tienes que estar realmente en forma para realizar algunas de las tareas. El exoesqueleto supone una gran diferencia, me siento mucho más fresco al final del turno de trabajo”.

Para Ford, se trata de una parte de las inversiones de la compañía hacia el objetivo de ser una empresa 4.0, un término acuñado para describir una cuarta revolución industrial, que asuma tecnologías de automatización, intercambio de datos y fabricación.

Hasta la fecha, expertos en ergonomía de Norteamérica han trabajado en más de 100 nuevos vehículos globales, incluidos el Ford Edge, el Mustang y el F-150, utilizando una variedad de tecnologías de fabricación ergonómicas. Ford no solo ha logrado una reducción de la tasa de accidentes de empleados, sino que también ha registrado un descenso del 90 por ciento en problemas ergonómicos con trabajadores que realizan movimientos repetitivos y tareas pesadas.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

José Miguel Loyzaga 8 febrero, 2018

Que suerte tengo, he visto el pasado y estoy viviendo el futuro.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba