Noticia

Ford GT vs Dodge Challenger Demon: la vieja y la nueva escuela, cara a cara

Ampliar

23 de enero, 2019

El Dodge Challenger Demon y el Ford GT son dos coches completamente diferentes. Pese a compartir nacionalidad, uno es el mejor ejemplo de fuerza brutal y el otro de sofisticación y aerodinámica. Los dos se han enfrentado en una carrera de media milla, ¿Quién ganará?

Las carreras de Drag son todo un fenómeno en el continente norteamericano. Consisten en que dos o más vehículos se sitúen detrás de una línea de salida, tratando de recorrer una pista de ¼ de milla lo más rápido posible. En esta ocasión, se han enfrentado a dos contrincantes muy diferentes: el Dodge Challenger Demon, que encarna el papel de la fuerza bruta al más puro estilo de la vieja escuela y, por otro lado, el Ford GT, un superdeportivo que deja gran parte del protagonismo a la aerodinámica (aunque no le falta potencia).

Te puede interesar: El Ford GT aumenta su producción dos años más

El principal problema en las carreras contra un superdeportivo puro, como puede ser un McLarem 720s o este Ford GT, es que el rival debe sacarles mucha ventaja en la salida si quiere llevarse la victoria. Esto se debe a que la depurada aerodinámica en estos coches hace que se conviertan en flechas una vez que han cogido velocidad.

En la carrera de la que estamos hablando nosotros, la dificultad queda duplicada por el peso. Dodge se ha ocupado de potenciar el motor del Demon sin darle especial importancia a la báscula (pesa 1.941 kilos), mientras que el Ford GT ha sido puesto a régimen para conseguir que un peso mucho más razonable (1.541 kilos).

El Ford GT es la encarnación de las últimas tecnologías y de una aerodinámica excelente

1 fotos

Ampliar

Dos filosofías diferentes, un mismo objetivo

En cuanto a los corazones de estos dos contrincantes, también son muy diferentes. Como no podía ser de otra manera en un Muscle Car, el Dodge Challenger monta un motor V8 Hemi de 6,2 litros de cilindrada capaz de desarrollar 840 caballos cumpliendo una serie de requisitos: usar combustible de 100 octanos, configurar su ECU y ponerle un filtro de aire de carreras. Con todo esto, esta bestia es capaz de recorrer ¼ de milla en menos de 10 segundos.

En el otro lado del ring tenemos al Ford GT, que gracias a su motor V6 EcoBoost de 3.5 litros es capaz de desarrollar 647 caballos. Aunque a priori es casi 200 caballos menos potente que el Demon, su menor peso hace que la relación peso/potencia sea idéntica para los dos: 2,3 kilos por caballo.

Sin embargo, esta carrera se pone más de cara para el Ford GT, puesto que es de media milla, es decir, el doble de una convencional. Esto significa que la aerodinámica incide mucho más, y es que el Demon es como un ladrillo contra el viento si lo comparamos con la silueta del GT.

Después de poner sobre el papel todas las cualidades y defectos de los dos rivales, os dejamos el vídeo para que podáis ver cuál fue el resultado final.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche