Fiat no ofrecerá motores diésel a partir de 2022

Fiat no ofrecerá motores diésel a partir de 2022

El Grupo FCA podría anunciar en la presentación de su nuevo plan estratégico, donde se conocerá el sustituto de Marchionne y que tendrá lugar el próximo junio, que renunciaría a partir de 2022 a vender motores diésel.

El Grupo FCA (Fiat Chrysler Automobiles) podría dejar de fabricar y ofrecer mecánicas diésel en su gama de modelos a partir del año 2022, es decir, en algo menos de un lustro. Esto, en gran parte, se debe a la -injusta- demonización que las administraciones públicas están ejerciendo sobre los motores de gasóleo que, por su parte, ha desembocado últimamente en una caída notoria de la demanda de automóviles con este tipo de carburante.

Probamos la versión familiar del Fiat Tipo diésel con 120 CV

Según anunciaron fuentes cercanas a la compañía a Financial Times, de las que se hace eco Europa Press, el consorcio italoamericano prevé presentar el próximo mes de junio un nuevo plan estratégico a cuatro años que contempla el dejar de vender modelos diésel en los automóviles de sus diferentes marcas. De este modo, esta importante decisión sería una de las últimas tomadas por el todavía CEO de Fiat, Sergio Marchionne, al frente del gigante turinés. Como ya te contamos en Autocasión, el directivo transalpino planea ya su cercana retirada (Marchionne se va de Fiat… y entre estos está su sustituto).

Las ventas de diésel han descendido en los últimos tiempos

Fiat Chrysler comercializa las marcas Jeep, RAM, Dodge, Chrysler, Maserati, Alfa Romeo y Fiat y se suma, con esta estrategia, a la comunicada por otras compañías del sector, como Toyota, que desde principios de 2018 no comercializa coches diésel en el mercado italiano.

Esta reacción se produce después de que la cuota del combustible diésel haya estado descendiendo en los últimos años en favor de los vehículos de gasolina y también de los impulsados por energías alternativas.

Los fabricantes de automóviles han estado promocionando los modelos diésel con el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en comparación con los modelos que montan propulsores de gasolina.

Así, la decisión de Fiat Chrysler Automobiles se orienta a reducir los costes que se han estado incrementando en los últimos años para lograr que la tecnología cumpla con la, cada vez más exigente, normativa sobre emisiones.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba