Fiat 500 L: lo conducimos

Fiat 500 L: lo conducimos

“Fiat 500 L, el 500 más grande del mundo”. Esta frase forma parte del lanzamiento del modelo italiano, que ya hemos podido conducir. Dirección suave y motores voluntariosos se unen a un completo equipamiento para tratar de convencerte de que te pongas tras el volante.

Te hemos contado ya casi todo sobre el nuevo Fiat 500 L (sólo tienes que pinchar en los enlaces o ir a la pestaña de Vídeos  para recordarlo), así que en esta toma de contacto me centraré en explicarte cómo se comporta y cuáles son las principales características que te llamarán la atención.

Fiat 500 L, lateral
En Fiat no querían que el 500 L fuera simplemente un 500 más grande. La marca asegura que no será un "coche de nicho".
Ampliar

Yo empezaría por su imagen, poco convencional. Recuerda al Mini Countryman por su altura al suelo y su longitud -aunque el 500 L es 5 cm más largo que el alemán: el italiano llega a los 4,15 m-, y también por haber sabido conservar la simpática “cara” del modelo del que deriva, el Fiat 500. La marca afirma que hay que remontarse mucho más atrás, al Topolino o al 600 Multipla, para encontrar sus orígenes, que determinan una personalidad en la que se mezclan varios segmentos: su ADN tiene un poco de un monovolumen, un utilitario, un SUV y de un compacto.

¿Por qué este “cóctel”? Muy sencillo: porque así se llega a un mayor número de clientes. Pero la compañía no quería simplemente alargar el 500, deseaba ofrecer algo más a los posibles compradores, de ahí que hayan pensado en un coche que pueda adaptarse a todas sus necesidades.

Al volante del Fiat 500 L

Las dotes de “utilitario” del Fiat 500 L se ponen de manifiesto en la ciudad, donde se muestra ágil. Llevamos el motor de gasolina 1.4 de 95 CV, asociado a una caja de cambios de seis marchas muy largas (el tacto es algo “pastoso” en primera y segunda) para rebajar los consumos.

Salimos a carretera y el propulsor, elástico, afronta repechos y cambios de ritmo con valentía, ayudado por la transmisión cuando es necesario. El sonido de la mecánica es apenas un rumor bajo nuestra conversación, ya que la insonorización del habitáculo está muy cuidada.

El  500 L se conduce de forma relajada y sencilla: mandos y dirección (activa: trabaja con el ESP para “indicarte” hacia dónde debes girar el volante si hay “problemas”) correctos, asientos cómodos y una buena visibilidad son sus características más destacadas. ¿Cómo se consigue esta última? Con una posición de conducción alta y una gran superficie acristalada. Los montantes se han reducido, por lo que Fiat asegura que la visibilidad es de 270º. Esto también contribuye a que la luminosidad dentro del habitáculo sea notable; se incrementa con un techo acristalado de 1,5 m2.

Fiat 500 L, asientos
Los asientos ofrecen múltiples posibilidades de ajuste, gracias a todos sus reglajes.
Ampliar

La sensación de amplitud se percibe en cuanto accedes al interior. La marca afirma que en el Fiat 500 L caben perfectamente cinco personas (que superen el 1,80 de estatura) con sus cinco maletas… Conductor y acompañante irán holgados gracias a un parabrisas adelantado, entre otros elementos: es lo que la compañía llama “espacio eficiente”. En los asientos traseros -tipo “grada”, es decir, situados un poco más altos que los delanteros para que sus ocupantes ganen campo de visión- hay espacio para la cabeza, los hombros y las piernas. Además, estos pasajeros podrán mover longitudinalmente hasta 12 centímetros las banquetas y reclinar los respaldos, por lo que también encontrarán su “postura perfecta”.

Fiat 500 L: Cool & Capable

Salimos de las plazas posteriores a través de su amplio acceso y vamos al maletero. Tiene una capacidad de 380 a 430 litros, dependiendo de la posición de los asientos traseros, que pueden reclinarse de forma independiente para permitir trasladar objetos de hasta 2,40 metros de longitud.

Equipamiento del Fiat 500 L: ¡una cafetera!

Fiat 500 L, cafetera
... ¡Tienes disponible hasta una cafetera!
Ampliar

Bien, es una de las opciones, pero la más llamativa: puedes tener dentro de tu Fiat 500 L una cafetera Lavazza, con su correspondiente juego de tazas, para tomar “un cortado” cuando te apetezca.

Se trata de un “extra” curioso, que adorna una dotación de serie muy completa: ESP, ayuda al arranque en pendiente, sistema antivuelco, control de frenado en ciudad, Eco:Drive Live, que te permite controlar “en directo”, a través de la pantalla táctil situada en la consola central, cuánto consumes… y ahorrar hasta un 16%. La lista se completa, entre otros elementos, con aire acondicionado, control de crucero y una aleación de plástico llamada Xenoy que se coloca tras el paragolpes delantero, en los anclajes con el travesaño. Se trata de un material flexible, lo que permite minimizar los daños a los peatones en caso de atropello y los que pueda sufrir esta zona del vehículo en las pequeñas colisiones.

Fiat 500 L: motores y precios

Disponible con un solo acabado, lo único que tendrás que elegir en el Fiat 500 L son los colores de la carrocería o los motores. Hay tres mecánicas, dos de gasolina y una diésel, con los siguientes precios:

1.4 16v Fire 95 CV

  • 16.700 euros.
  • 15.700 euros (Bonus Eco Fiat*).
  • 14.500 euros (Bonus Eco Fiat + Plan PIVE).
  • 13.500 euros (financiación con FGA Cap y 4 años de garantía).

0.9 Turbo TwinAir 105 CV

  • 17.800 euros.
  • 16.800 (Bonus Eco Fiat).
  • 15.600 (Bonus Eco Fiat + Plan PIVE).
  • 14.600 (financiación con FGA Cap y 4 años de garantía).

1.3 16v MultiJet II 85 CV (diésel)

  • 18.300 euros.
  • 17.300 (Bonus Eco Fiat).
  • 16.100 (Bonus Eco Fiat + Plan PIVE).
  • 15.100 (financiación con FGA Cap y 4 años de garantía).

* El Bonus Eco Fiat es una campaña de lanzamiento: se dan 1.000 al entregar un coche usado, sin requisitos de “edad” del mismo, ni de segmento.

Más adelante llegará la versión alimentada con GLP (en noviembre se firmará un acuerdo con la división correspondiente de Repsol) y no será la única novedad: la plataforma del modelo permite la tracción total; así llegará el Fiat Trekking en el segundo trimestre de 2013. Un poco más tarde habrá un 500 L largo, 20 centímetros mayor que el actual y con siete plazas. ¿Quién da más?

¿Será el Fiat 500 L tu próximo coche?

En principio, sea cual sea tu estilo o tus necesidades, el 500 L tiene “muchas papeletas” para convertirse en tu coche, ya que se adapta a un uso urbano, tiene suficiente maletero para lo que necesites en tus viajes y hay espacio para guardar todo el “equipamiento” que trae consigo un niño (o dos), si es tu caso… Aun así, permíteme recomendarte el motor más potente, ya que el de 95 CV se quedaría un poco “justo” en los recorridos largos.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

franky58 22 mayo, 2016

HOLA OSCOMENTO YO TENGO EL FIAT 500L POP STAR 1,4 16V 95 CABALLOS, HACE 9 MESES TENGO 3.500 KILOMETROS VA MUY BIEN MUY FINO EN CIUDAD NO HACE FALTA PONERLO MUY ALTO DE REVOLUCIONES VA PERFECTO NO GASTA MUCHO SOBRE 7,5 APROSIMADO, ES MUY COMODO, TIENE MUCHA VISIVILIDAD EN LA CONDUCCION ES MUY SEGURO, TIENE UNA SUSPENSION Q NO SE NOTAN LOS BACHES,AL PRINCIPIO ASTA LO DEFOGAS PARECE PEREZOSO PERO HAORA VA PERFECTO, BUENO EN CARRETERA ES OTRO VA MUY BIEN PERO TIENES Q SUBIRLO DE VUELTAS COMO TODO MOTOR DE GASOLINA ADEMAS TIENE 6 VELOCIDADES, Q ESO HACE Q T GASTE MENOS EN CRRETERA 6 LITROS A LOS 100,SI Q CUANDO REDUCES Y QUIERES ACELERAR, LE CUESTAS UN POCO REPRENDER LA MARCHA PERO BUENO UNO SE ACOSTUNBRA DE LO DEMAS SI ALGUIEN SE LO QUIERE COMPRAR CREANME QUE VA DE FABULA, AHORA NO CREAN QUE ES PARA HACER RRALIS ESTE MOTOR ES PARA IR EN FAMILIA POR HESO ES UNA MONOVOLUMEN,

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba