Noticia

Los faros con ajuste automático de Ford facilitan la conducción

Ampliar

19 de septiembre, 2016

Conducir bajo condiciones meteorológicas adversas resulta peligroso, por lo que toda ayuda es poca. De esta forma, la tecnología de luces de Ford que mejora la visibilidad de manera automática cuando empieza a llover es todo un acierto de la marca.

Conducir con lluvia es, incluso para los conductores más experimentados, más peligroso, ya que la visibilidad se reduce notablemente y aparece, entre otras cosas, el riesgo de sufrir aquaplaning. En este sentido, toda la tecnología con la que contemos y nos ayude a mitigar los efectos de una lluvia torrencial es poca. Precisamente, los faros con ajuste automático de Ford son uno de esos avances que facilitan la conducción y, además, la hacen más segura.

“Muchos conductores habrán experimentado aguaceros, un repentino chaparrón que puede hacer que incluso ver las marcas viales se convierta en un reto”, ha asegurado Thorsten Warvel, director de Iluminación de Ford Europa. “Ahora, nuestra tecnología de luces que dependen de la meteorología ayuda a los conductores a enfrentarse a las condiciones meteorológicas más extremas”, ha añadido.

Según un estudio realizado en el Reino Unido, las cifras relativas de accidentes pueden aumentar en hasta un 82% cuando está lloviendo. El estudio también destaca que, desde el punto de vista del conductor, cuando los niveles de agua de lluvia se sitúan por encima de las marcas viales de la carretera, incluso las que son reflectantes pueden desaparecer por el destello de los faros.

Para solucionar los problemas derivados de una lluvia muy intensa, las luces de Ford susceptibles a la meteorología garantizan un haz de luz más corto y más ancho que ilumina mejor a ciclistas y peatones a los lados de la carretera y reduce los destellos para los coches que vienen de frente. Esta tecnología, que forma parte del Sistema de Iluminación Frontal Adaptativa de Ford se activa a través de la actividad del limpiaparabrisas, de las condiciones de luz ambiental y de la velocidad de conducción.

Los faros adaptativos de Ford, que ya están disponibles en modelos como el Focus, S-Max, Mondeo o Edge, ajusta el ángulo y la intensidad del haz de luz del faro para que este se ajuste al entorno de conducción. Por ejemplo un haz más largo y recto que permita una mejor visibilidad en las autopistas, o dirigiendo la luz a la curva cuando se está girando en carreteras comarcales.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche