Adéntrate en la fábrica meteorológica de Ford (vídeo)

Adéntrate en la fábrica meteorológica de Ford (vídeo)

Ford acaba de abrir las puertas de su "fábrica meteorológica", un centro de pruebas en el que someterán a los nuevos modelos a temperaturas extremas.

Ford acaba de estrenar su propia fábrica meteorológica en la que probar sus nuevos lanzamientos sometiéndolos a condiciones y temperaturas extremas. Estas nuevas instalaciones hacen posible que los clientes de la marca americana puedan tener total garantías en que su coche estará al 100%, tanto en las zonas más calurosas del Sáhara como en los más gélidos parajes de Siberia. La Weather Factory –como la llaman- está ubicada en Colonia (Alemania), sede de Ford Europa, y es capaz de simular todo tipo de contratiempos meteorológicos: ventiscas, alta humedad, vientos huracanados o el calor más abrasador. Ford ha invertido más de 70 millones de euros para levantar este emplazamiento que tiene una superficie similar a la de un campo de fútbol.

¿Qué temperaturas extremas alcanza un coche?

Cuenta con el primer túnel de viento para automóviles que puede simular una altitud de 5.200 metros y permite también que los ingenieros puedan trabajar en hasta 10 vehículos diferentes a la vez. Los análisis que se llevan a cabo en el centro de pruebas cubren el confort, la seguridad y la durabilidad, así como el rendimiento eléctrico, los frenos, el aire acondicionado, el remolque, la calefacción del habitáculo y las situaciones de atascos. Los ingenieros testan los efectos del viento a 250 km/h y comprueban el comportamiento frente a la lluvia o a la nieve.

Todas las condiciones ambientales, en un mismo lugar

“La amplia gama de pruebas de simulación permitirá a los conductores de Ford tener la confianza de que sus vehículos pueden lidiar con cualquier zona climática”, cuenta el vicepresidente de Desarrollo de Producto de Ford Europa, Joe Bakaj. “Viajar a las cuatro esquinas de este edificio es como hacer un viaje a las cuatro esquinas del mundo y nuestros ingenieros lo seguirán haciendo las 24 horas del día, todos los días del año, para continuar desarrollando los mejores vehículos del futuro”, asegura. Por su parte, el director de proyecto del Centro de Pruebas Ambientales de la filial europea del fabricante, Michael Steup, dice que el lugar les hace posible ver cómo funcionan los limpiaparabrisas en temperaturas propias del Ártico, cómo cambia el rendimiento del motor en condiciones extremas de calor y frío e, incluso, cuánta nieve cae sobre la cabeza del conductor cuando abre la puerta.

Estas instalaciones requieren un total de 11 megavatios de electricidad que provienen de una fuente renovable y son suministrados por RheinEnergie. Además, este centro complementa a la pista de pruebas y desarrollo que Ford tiene en Lommel (Bélgica), donde se analizan los coches en baches, con viento lateral, barro y agua.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba