Noticia

Etiquetas rojas para los coches más contaminantes

Ampliar

30 de junio, 2011

El Ministerio que dirige Rosa Aguilar pretende establecer un peaje urbano para los vehículos que entren en las ciudades. Además, se identificará a los vehículos más contaminantes con etiquetas rojas.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino se ha propuesto crear una atmósfera más limpia para nuestras ciudades y ha hecho pública su intención de aplicar una serie de medidas que consigan reducir los niveles de contaminación.

Entre las principales acciones, incluidas en el Plan Nacional de Mejora de Calidad del Aire publicado por el Departamento que dirige Rosa Aguilar, se incluyen la modificación del impuesto de circulación y de hidrocarburos, etiquetar a los vehículos según su eficiencia o limitar el acceso al centro de las ciudades. Igualmente se pretende establecer un peaje urbano o incorporar programas para la renovación del parque automovilístico.

En el caso del impuesto de circulación, el propósito es modificar la normativa actual que vincula esta tasa a la cilindrada del vehículo, para pasar a relacionarlo con las emisiones de dióxido de carbono. También será analizado el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos, que actualmente beneficia a los coches diésel, para buscar una solución más equilibrada con los modelos de gasolina. La medida busca también reducir las emisiones de CO2, PM –Material Particulado- y NOx –Óxidos de Nitrógeno-.

Vehículos etiquetados

Otra decisión importante consiste en la identificación de los vehículos mediante etiquetas según su nivel de contaminación. De esta manera, los coches con más emisiones estarán determinados por el color rojo -diésel Euro 0 a Euro 2, gasolina Euro 0 y todos los anteriores a 1992-. Los tonos naranja, amarillo y verde con el número 4 identificarán a aquellos menos contaminantes. Eléctricos, híbridos y de gas estarán señalados como verde 4+.

Peaje urbano y reducción de la velocidad

A pesar de ser conscientes de la impopularidad de la decisión, el Ministerio prevé también establecer un peaje urbano con el que se pretende hacer pagar a los vehículos que entren en las ciudades. Una medida que se une a la intención de limitar a 80 km/h la velocidad máxima en la periferia de las ciudades, con la posibilidad de aumentarla a 100 km/h en las horas de menor intensidad circulatoria –mediodía y noche-.

El Plan recoge también la intención de proseguir con los planes para la renovación de la flota automovilística recuperando iniciativas como el 2000E o el Plan Prever.

Las emisiones de coches nuevos cayeron un 3,7% en 2010 en la UE

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche