Noticia

Estos son los sistemas de asistencia permitidos en el examen de conducir

Ampliar

16 de septiembre, 2019

Ya ha entrado en vigor la instrucción por la que los vehículos utilizados en el examen de conducir podrán llevar incorporados sistemas de asistencia a la conducción (ADAS). Según la Dirección General de Tráfico, esta nueva normativa sirve para formar en el uso de estos sistemas que ayudan a reducir la siniestralidad.

En el año 2022, muchos sistemas de asistencia y seguridad serán obligatorios en todos los vehículos de serie matriculados en la Unión Europea. Por este motivo, la DGT asegura que su nueva instrucción sobre los sistemas de asistencia a la conducción en los exámenes de conducir es una actualización necesaria.

Esta nueva instrucción supone un cambio en los requisitos exigidos a los vehículos utilizados en los exámenes prácticos del permiso de conducción. Por lo tanto, también se han revisado los criterios de calificación de la prueba. Por ejemplo, los examinadores podrán solicitar al aspirante en las comprobaciones previas al examen que localice alguno de estos sistemas.

Te puede interesar: Cómo hacer el curso de recuperación de puntos del carnet

Hay una serie de sistemas que podrán incorporar los vehículos, pero que deberán desactivarse en el momento del examen. Estos son: el control adaptativo de la velocidad; el sistema de aviso y/o corrección de cambio involuntario de carril y el de estacionamiento total, aunque si se permitirá la cámara de marcha atrás, cámara 360º y/o sensores de aparcamiento.

Qué sistemas de asistencia a la conducción se incluyen en la nueva normativa

En el 2012, solo los vehículos de alta gama contaban con sistemas de ayuda en la conducción. Sin embargo, estas tecnologías se han ido incorporando, tanto de serie como opcionalmente, de forma progresiva a todos los vehículos. En la actualidad ya se ofrecen en la mayoría de las categorías. Ahora, los vehículos utilizados para la realización del examen práctico de conducir podrán incorporar los siguientes sistemas:

  • Star-Stop: el arranque del automóvil que apaga el motor cuando está al ralentí y lo vuelve a encender cuando se pisa el embrague.
  • Sistema de ayuda de salida en pendiente, «Hill Holder»: un sensor detecta el ángulo de inclinación en el que se encuentra el coche, impidiendo que el automóvil se vaya hacia atrás al levantar el pie de freno.
  • Activación automática de alumbrado y limpiaparabrisas: un sensor activa estos sistemas al detectar una disminución de la visibilidad o la presencia de lluvia suficientemente significativa.
  • AEB, Frenado de emergencia urbano e interurbano: el sistema es capaz de detectar un peligro inminente y actuar, si el conductor no lo hace, deteniendo el vehículo con una frenada de emergencia.
  • RCTA, Alerta de tráfico cruzado: el sistema supervisa el tráfico trasero en sentido transversal al salir marcha atrás de un huevo de aparcamiento en batería. Si detecta un vehículo aproximándose se emitirá un aviso sonoro y/o visual.
  • Cámara de marcha atrás, cámara 360º y/o sensores de aparcamiento: estos sistemas no deben confundirse con el sistema de ayuda de estacionamiento total, que no está permitido.
  • Sistema de detección de fatiga: alerta al conductor en situaciones en las que pierda la concentración al volante, ya sea por fatiga o sueño, para así evitar accidentes.
  • EBD, Aviso de frenada de emergencia: ayuda a los conductores a detectar cuándo el vehículo que circula por delante está realizando una frenada de emergencia.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche