Noticia

Este conductor fue a la cárcel por graciosillo

Ampliar

20 de mayo, 2019

Sólo hacen falta dos necios para que se acabe liando una parda. En esta historia tenemos a un agente de la ley muy celoso de las buenas maneras y un conductor testarudo al que la gracia le salió cara.

Dillon Webb conducía su pick up por Florida cuando un sheriff del estado de Columbia le dio el alto en la calle. Webb se mostró cofundido porque no entendía muy bien a qué se debía si no había infringido ninguna norma de tráfico. El motivo era que al agente de la ley le parecía de mal gusto la pegatina que llevaba en su pick up y que ponía «I eat ass» (como culos).

Así comenzó una de las discusiones más absurdas (bueno, todas las discusiones suelen serlo) en la que el agente reprochaba a Webb que qué cómo le podría explicar a un padre qué quería decir esa ordinariez si se lo preguntase su hijo. Aunque la pregunta no era demasiado pertinente, nunca conviene enzarzarse con un agente de la ley y Webb le espetó que eso era problema del padre, no suyo.

Que si quítala del coche, que si tengo derechos… la cosa se fue caldeando y al final Webb acabó detenido y su furgoneta precintada… y todos a juicio. Las autoridades decidieron archivar el caso y aceptaron la defensa de Webb que se fundamentó en la Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., que versa sobre la libertad de expresión.

Aunque el delito no ha sido grave, Webb reclama ahora que se le indemnice debido a que por culpa de esta detención perdió su empleo.

El vídeo de la detención de Webb

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • guanabaoca

    Hay que tener cuidado con lo que se escribe en el país de las libertades

  • Bors

    Espero que el autor del articulo no tenga que ir nunca a la carcel por graciosillo, porque el titular es igual de «graciosillo»

    • Rubén Fidalgo

      Gracias, yo también espero no ir nunca a la cárcel, ni por graciosillo ni por ninguna otra causa.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche