Noticia

¿Estamos ante la dolorosa agonía de los coches descapotables?

Ampliar

28 de junio, 2018

Las tasas aduaneras en materia de automoción que las administraciones barajan establecer en Estados Unidos y en el Reino Unido podrían terminar de matar los segmentos más emocionales que existen. ¿Cómo podríamos solucionarlo?

La amenaza del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre la posible aplicación de un arancel de importación del 20% a los coches fabricados en Europa podría resultar desastrosa para los modelos de nicho. Hablando con Reuters, un alto ejecutivo de una marca no identificada por la agencia aseguró que los convertibles podrían verse especialmente afectados por esas tasas aduaneras. ¿Estamos ante la dolorosa agonía de los coches descapotables? Pues, en palabras de este directivo, podríamos estarlo: “Si se materializan estas tarifas, pondrían en tela de juicio el comercio de muchos modelos de nicho que en la actualidad se venden en Estados Unidos. Los cabrios, en particular, podrían reducir su cuota mundial todavía más, debido al Brexit y a estos aranceles americanos.”

¿Se perderán en EE.UU. esta preciosidad?: Porsche 911 Speedster Concept

Según los analistas de Evercore ISI, las altas tasas arruinarían los negocios para coches como el Mercedes SL, por ejemplo. Cabe destacar, además, que las ventas de descapotables en el país norteamericano no hacen más que decrecer gradualmente. En 2012 se registraron 177.000 ventas, mientras que las previsiones para 2019 auguran que las cifras caerán hasta poco más de las 110.000 unidades.

¿Cómo salvar a los descapotables?

Tal y como apunta el directivo mencionado, una forma de ayudar a la sostenibilidad de este tipo de carrocerías especiales podría radicar en la constitución de alianzas entre los grandes grupos de fabricantes automovilísticos, para de este modo compartir costes de producción. Este hecho podría mejorar las cosas, ya que algunos expertos dicen que muchas plantas de ensamblaje que hay en Norteamérica (incluidas las de BMW, Daimler y Volkswagen) carecen de la flexibilidad para responder a la respuesta de los impuestos que baraja Trump.

Por supuesto, como resaltan nuestros colegas de Carscoops, no sólo los vehículos de alta gama o nivel premium estarían obligados a pagar los aranceles: los tributos podrían llegar a englobar todos los coches fabricados en el extranjero. En consecuencia, un Honda Civic fabricado en el Reino Unido podría costar un 25% más si la marca japonesa decidiera transferir la carga económica gubernamental directamente a sus clientes en forma de precios más altos.

Lo único que nos queda es confiar en que Trump, como reconocido amante de la automoción que es, recapacite y no lleve a cabo esas políticas que ha anunciado. De lo contrario, él también será un duro afectado por sus propias acciones cuando quiera importar modelos Ferrari de Maranello, Lamborghini de Bolonia o sus preciados Rolls… Aunque, claro, quizá él tenga bastante menos problema en hacerlo que cualquier otro paisano suyo.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche