Noticia

Estados Unidos prepara la legislación para los coches sin volante

Ampliar

31 de marzo, 2020

Estados Unidos prepara un cambio normativo para meter dentro de la legislación a los coches sin volante. Los coches autónomos de reparto ya están aquí.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA en sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha presentado una propuesta que podrá permitir la modernización de las normas para permitir vehículos sin volante.

La NHTSA es el organismo gubernamental más importante en los Estados Unidos para la seguridad en las carreteras y su normativa es la que regula los vehículos en el país, de ahí la importancia de este probable cambio legislativo.

Apodada «Protección de Ocupantes para Sistemas Automatizados de Conducción», la propuesta actualizaría las normas de seguridad para permitir vehículos autónomos de transporte de personas en los que no haya volante y, por tanto, no puedan ser, en ningún caso, operados por un ser humano, ni en caso de emergencia.

Permitidos los coches sin volante, una normativa revolucionaria

Según la propia propuesta, el objetivo es «abordar los desafíos a corto y largo plazo de probar y verificar el cumplimiento de las normas federales de seguridad de los vehículos equipados con sistemas de conducción automatizados que carecen de los controles manuales necesarios para los conductores humanos, pero que, por el contrario, son vehículos tradicionales con configuraciones de asientos típicas«.

Puede que te interese: Los 5 niveles de la conducción autónoma

Esto supone una complicación a nivel normativo, ya que la legislación debe adaptarse para permitir vehículos con controles manuales, vehículos con controles totalmente automatizados y vehículos que ofrecen una mezcla de ambos tipos.

La propuesta se describe como un «primer paso histórico» hacia vehículos totalmente autónomos y es una de las diversas acciones regulatorias que la NHTSA está considerando para modernizar las normas de los vehículos y permitir nuevas tecnologías sin obviar el importante tema de la seguridad de los ocupantes.

Asesinar o suicidar, ése es el dilema del coche autónomo

Al respecto, el administrador interino de la NHTSA, James Owens, ve necesario este cambio normativo: «Con más del 90% de los accidentes graves causados por un error del conductor, es vital que eliminemos barreras innecesarias a la tecnología que podrían ayudar a salvar vidas», ha indicado Owens, que ha añadido que la agencia no quiere ser “una barrera involuntaria e innecesaria contra la innovación y la mejora de la seguridad vial».

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche