Noticia

Estados Unidos: hay que equilibrar tecnología y seguridad

Ampliar

25 de abril, 2013

Desde la NHTSA estadounidense se propone que en un futuro algunas de las funciones de los coches de última generación se desactiven durante la marcha, para evitar que los conductores tengan más distracciones de las debidas, logrando de esta forma una conducción más segura de la que ya tenemos.

En materia de seguridad nunca estaremos en una posición perfecta, donde no se pueda mejorar. Siempre hay algo que se puede modificar para reducir los riesgos de accidentes al volante. Es precisamente lo que piensan en la NHTSA estadounidense, que lanza una serie de propuestas para que los conductores se centren lo más posible en lo verdaderamente importante, la conducción.

Es sabido por todos que la carga tecnológica con la que cuentan los vehículos de última generación implica una cantidad bastante elevada de controles en el interior. La mayoría de ellos no los utilizamos en marcha, pero hay otros que inevitablemente todos tendemos a utilizar, sin pensar en que nuestra atención sobre la carretera desciende de forma alarmante.

Hablamos principalmente de los dispositivos de entretenimiento y de nuestros smartphones, cuya conectividad con los vehículos los hacen prácticamente una continuación de los mismos. Desde Estados Unidos se propone que en un futuro todas las funciones que impliquen una distracción al volante, como por ejemplo la llegada de mensajes de texto, navegación por internet, reproducción de vídeo, video llamadas, etcétera, se desactiven mientras el vehículo está en marcha.

No pasa de ser una simple propuesta (voluntaria, según la NHTSA), pero que sin duda generaría un importante debate. Hoy en día, todos los fabricantes de coches se apresuran en vender toda la tecnología disponible en sus vehículos. Si esta propuesta saliese adelante, habrá quien piense que el cliente puede percibir una bajada de “calidad” en el producto final, al no poder disponer en todo momento de todas las tecnologías con las que cuenta el vehículo.

Ya en febrero de 2012, la NHTSA propuso que ningún conductor debería de emplear más de dos segundos en poder cambiar cualquier parámetro del coche mientras conduce. Se hablaba entonces desde cambiar la emisora de radio hasta la temperatura del climatizador. Sería un buen compromiso por tanto que los coches no permitiesen la activación de los parámetros que requiriesen una distracción mayor que esa. Aunque como decimos, todas estas propuestas, muy lógicas sobre el papel, son totalmente voluntarias. ¿Creéis que alguien las aplicará?

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche