España se suma al proyecto C-Roads, el futuro de las carreteras

España se suma al proyecto C-Roads, el futuro de las carreteras

10 noviembre, 2017

El coche autónomo plantea desafíos a todos: a los usuarios, a los fabricantes, a los legisladores y también a los gobiernos desde el punto de vista del desarrollo e implantación de las infraestructuras oportunas. España ya se ha sumado al carro con la presentación del proyecto C-Roads en Europa.

La inminente irrupción del coche autónomo en las carreteras está poniendo a prueba a todos los sectores implicados en la movilidad, desde el usuario hasta los gobiernos e incluso plantea dudas morales.

Los usuarios tendrán que adaptarse y perder el miedo a lo que se conoce como “síndrome de la pantalla azul” (miedo a que se cuelgue el sistema), los fabricantes tendrán que desarrollar tecnologías seguras e infalibles, los legisladores adaptar las leyes… pero también los gobiernos tienen su parte. El coche autónomo necesita que las infraestructuras también se adapten, las carreteras tendrán que modernizarse y será necesario contar con sistemas de comunicación entre la vía y el vehículo, entre otras cosas.

España se incorpora al proyecto europeo C-Roads (Carreteras conectadas), proyecto impulsado y cofinanciado por la Unión Europea con el que se pretende asentar las bases del uso de los sistemas inteligentes de transporte  cooperativos y sistemas de conducción autónoma, incluyendo el vehículo autónomo, y garantizar la interoperabilidad de estos sistemas a lo largo de toda Europa, con el objetivo final de mejorar la seguridad vial.

Por este motivo, la subdirectora adjunta de Operaciones y Movilidad de la Dirección General de Tráfico, Ana Blanco, ha participado esta mañana en la ceremonia de firma de los nuevos proyectos incluidos en C-Roads en representación de España en el marco del encuentro Digital Transport Days que se celebra en Tallín, Estonia, del 8 al 10 de noviembre.

Con esta firma, España junto con Dinamarca, Finlandia, Hungría, Italia, Noruega, Portugal y Suecia, son los nuevos países que se adhieren a la plataforma C-Roads. Ya formaban parte de la misma Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Holanda, Eslovenia y Reino Unido.

Según, la Subdirectora de la DGT “España se une a iniciativas en torno a la conectividad y conducción autónoma que son clave para hacer nuestras carreteras más seguras, el tráfico más eficiente y reducir las emisiones nocivas del transporte”.

Con el proyecto C-Roads Spain, España se vincula a la iniciativa de sistemas de transporte inteligente cooperativo con el objetivo de garantizar el despliegue de estos sistemas en toda Europa y para ofrecer servicios a los viajeros y transporte de mercancías. Además permitirá a España participar y decidir, a partir de las experiencias en el proyecto, en el desarrollo de especificaciones armonizadas al formar parte de los grupos de trabajo de la plataforma europea C-ROADS.

El Proyecto C-Roads Spain

Audi trabaja en la conectividad con otros automóviles.
El coche autónomo necesita interconectarse con su entorno.
Ampliar

El proyecto C-Roads Spain incluye el despliegue de sistemas inteligentes de transporte en cinco proyectos piloto a lo largo de toda la geografía española: Galicia, Madrid, las costas Cantábrica y Mediterránea y el proyecto DGT 3.0 que abarca todo el territorio español.

Los cinco pilotos que se llevarán a cabo son:

  • 3.0: en este piloto se analizará la implantación de los servicios C-ITS a través de una plataforma de internet de las cosas (IoT) permitiendo la interconexión de todos los actores implicados en el ecosistema del tráfico y la movilidad. Una de sus principales ventajas es que abarca el territorio nacional.
  • SISCOGA Extended: este piloto usará una arquitectura híbrida que incluye tecnología de comunicaciones ITS-G5, LTE y LTE/V. Se desarrolla en 130 km de vías interurbanas y 30 km de vías urbanas.
  • Madrid: este piloto se desarrolla en Madrid Calle 30. Incluirá una solución para informar a usuarios de un aparcamiento en la ciudad y un sistema de gestión capaz de conectarse a diferentes fuentes de información para procesarla y que esté disponible para los usuarios de aplicaciones móviles.
  • Corredor Cantábrico. Este proyecto se localiza principalmente a lo largo de la autopista A8-E70 que conecta las provincias de la zona norte de España (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco)
  • Corredor Mediterráneo. El piloto se ejecutará a lo largo del Corredor Mediterráneo en varias secciones de la autopista AP-7. Su principal interés es comprobar los servicios C-ITS en autopistas de peaje.

En todos estos proyectos piloto se testará desde un primer momento  servicios de alerta a los conductores sobre los riesgos potenciales que se pueden encontrar en las carreteras como obras en la vía, vehículo parado, condiciones meteorológicas adversa… para posteriormente evaluar la eficacia de estos servicios.

El presupuesto del proyecto asciende a 17,9 millones de euros y cuenta con un 50% de financiación por parte de la Unión Europea.

La Dirección General de Tráfico -Ministerio de Interior- y la Dirección General de Carreteras- Ministerio de Fomento- coordinan conjuntamente este proyecto, que se desarrolla en el marco de un consorcio que está compuesto por 26 socios tanto de las administraciones públicas como de empresas privadas.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba