Noticia

Hombres impulsivos y mujeres ansiosas, características de la conducción por sexo

Ampliar

17 de noviembre, 2014

Las mujeres se enfrentan al volante con ansiedad y los hombres, al actuar de forma impulsiva, tienen menor capacidad para ver el peligro, según un informe elaborado por el psicólogo David Herrero, de la Fundación Heltzen.

Según el autor del informe, aquella frase de ‘mujer al volante peligro constante’ está «superada científicamente», ya que «no se puede afirmar que las personas de un género conduzcan mejor que las del otro».

Ante las estadísticas que reflejan que el último año siete de cada 10 accidentes de tráfico en las calles y carreteras vascas fueron protagonizados por hombres, Herrero ha considerado que esas cifras deben ponderarse teniendo en cuenta que en Euskadi hay más conductores de sexo masculino y que acumulan más horas en la carretera.

Según ha analizado, existen variables cognitivas, fisiológicas, hormonales y de otra índole, que «van a modular» la conducta al volante de mujeres y de hombres.

Además, hay circunstancias personales que también van a influir en la manera de enfrentarse a los imprevistos que surgen en la carretera.

Tras profundizar en el comportamiento en ambos géneros después de sufrir la sensación de ira en la conducción por retenciones y por la conducción temeraria o actos de hostilidad de otras personas, ha concluido que ambos sexos sienten de la misma manera el enfado pero «existen importantes diferencias de género en la reacción a esas situaciones».

Así, los hombres reaccionan de forma más brusca y «desadaptativa» socialmente, suelen primar en ellos conductas agresivas de lucha y de enfrentamiento ante una hostilidad, mientras que las mujeres afrontan con ansiedad los imprevistos que surgen en la conducción.

Según ha destacado, «en cierta medida, esa ansiedad de las mujeres le puede servir para mejorar su concentración al volante, aunque también le podría provocar una mayor fatiga a la hora de enfrentarse a un recorrido largo».

«La impulsividad más propia de los hombres conductores les hace tener una menor percepción del riesgo» y podría estar detrás de conductas peligrosas o más arriesgadas sobre todo cuando actúan como peatones, pero también podría explicar estadísticas de un mayor número de denuncias de hombres que conducen bajo el efecto del alcohol y las drogas, o de multas por exceso de velocidad en las carreteras.

Herrero ha desvelado que «la mujer tiene una capacidad más refinada en la percepción del riesgo» para detectar qué situaciones son peligrosas y cuáles son neutras».

En definitiva, según David Herrero, «no se puede afirmar que uno de los géneros conduzca mejor que el otro», sino que habría que analizar la suma de capacidades y habilidades de cada sexo, y calcular las horas al volante de ambos, antes de profundizar en datos sobre siniestralidad.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche