En fin de año las uvas se toman en el coche

30 diciembre, 2015, modificada el 18 octubre, 2017 por

La noche de fin de año es muy bonita para algunos y muy dura para otros, aunque acabe el año el trabajo no termina y el 31 de diciembre pasa a convertirse en una de las noches con más incidentes y problemas que la seguridad tiene que cubrir.

En fin de año las uvas se toman en el coche1

El día 31 de diciembre es uno de los más especiales y deseados por la mayoría del mundo, un día en el que la familia se reúne para disfrutar del final y del comienzo de año juntos. Sin embargo, no todo el mundo tiene la suerte de poder pasar esta noche junto a la familia y hay numerosas profesiones que a las 12 de la noche están trabajando para proteger a los ciudadanos.

Bomberos, policías, taxistas o los vigilantes tienen que tomar las uvas en el coche e incluso casi no tienen tiempo para llamar a su familia y felicitarles el año. Un ejemplo de solidaridad son todos los bomberos que tienen que estar atentos a cualquier incidente que se produzca durante esta noche, ya que somos especialistas en tener algún accidente doméstico y llamar a los bomberos para que vengan a ayudarnos. Los bomberos no pueden recibir ni hacer llamadas desde las 11:30 hasta las 2 horas ya que las líneas se colapsan, así solo queda contar las uvas y esperar en el coche a que suenen las campanadas.

En la Puerta del Sol la seguridad estará muy presente especialmente esa noche en la que los altercados son los protagonistas. De este modo, la Policía, el Samur, los bomberos y los conductores del transporte público de Madrid, son las principales profesiones que tendrán que tomar las 12 uvas en el coche.

Serán aproximadamente 600 efectivos los que tendrán que trabajar por la seguridad de los ciudadanos esa noche, 200 de ellos serán policías nacionales y 300 municipales. A todos ellos hay que sumarles el resto de dispositivos de emergencia que estarán activos la noche del 31 de diciembre.

Y cómo olvidarnos de los taxistas, ellos son los que desde el primer minuto empiezan a recibir llamadas de todos los ciudadanos que van de un lado a otro de la ciudad a felicitar a los familiares y a reunirse con los amigos para disfrutar de la noche, mientras ellos se recorren la ciudad y casi no dan abasto para responder a todas las solicitudes, de hecho, es una de las noches más difíciles para conseguir un taxi.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba