El transporte público podría ahorrar 300 millones al año

El transporte público podría ahorrar 300 millones al año

Si el transporte público en España contase con una ley de financiación, se podría ahorrar una gran cantidad de dinero público, alrededor del 6% de los costes que supone a día de hoy.

El simple hecho de que no exista una ley de financiación del transporte público en España hace que nuestro sistema de transporte sea imprevisible en cuanto a gastos y que, por eso, muchas veces se produzcan despilfarros innecesarios, según ha señalado ATUC, Asociación de Empresas Gestoras de los Transportes Urbanos Colectivos.

En caso de que existiera esa ley de financiación, se podrían ahorrar hasta 300 millones de euros al año de dinero público, una cantidad que supone el 6% del coste total de este servicio (5.000 millones de euros).

España es el único país de la Unión Europea que no cuenta con ningún sistema de financiación del transporte público, lo que quiere decir que los diferentes ayuntamientos no saben las cifras exactas de los costes de este servicio hasta que no acaba el año y, por lo tanto, se desconoce cuáles son los precios que deberían soportar los usuarios y las administraciones encargadas.

De este modo, vemos la clara imprevisibilidad del coste final del servicio y eso lleva a un aumento de los despilfarros en infraestructuras, que, por ejemplo, ahora no se usan o que suponen un coste de mantenimiento superior al que ingresa.

Algunos sistemas de financiación de países como Francia o Alemania, donde a través de determinados impuestos se cubre gran parte de la financiación del transporte público, son buenos ejemplos de cómo España debería comenzar a plantearse la idea de establecer un marco legal en este servicio.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba