Noticia

El secretario de Industria reconoce poco margen para las ayudas al automóvil

2 fotos

Ampliar

13 de septiembre, 2012

Luis Valero afirma ser consciente del enorme peso de la industria automovilística en nuestro país, pero cree que las dificultades económicas hacen muy difícil destinar ayudas al sector.

El secretario general de Industria, Luis Valero, ha reconocido que la Administración es consciente del peso de la industria automovilística en España, pero admitió que «no hay mucho margen de maniobra para aplicar las ayudas a la compra».

Valero, que inauguró el Congreso Hispano Alemán del Automóvil, puntualizó, sin embargo, que, respecto a estas ayudas «vamos a hacer todo lo posible en cuanto sea posible», y subrayó que el sector las necesitaba. Asimismo, pronosticó que todavía llevará tiempo llegar a cierres de ejercicios anuales de 1,2 millones de unidades, considerada la cifra normal en un contexto de mercado normal.

Se espera que no recuperemos el nivel de ventas habitual hasta dentro de unos años.

2 fotos

Ampliar

No ocultó la preocupación de la Administración española por la apertura de las importaciones de Japón en el seno de la UE, y reveló que Francia ha pedido una vigilancia estricta de las mismas y que España se alinea en esta cuestión con el país vecino. Recordó que las restricciones japonesas a las exportaciones de automóviles europeos no son sólo arancelarias, sino de carácter técnico, una práctica que perjudica mucho a Europa y al necesario equilibrio comercial con el país asiático.

El número de leyes, un problema

En la jornada también intervino el director de Automóviles Citroën España, Alfredo Vila, quien criticó el exceso de leyes que regulan el sector automovilístico en Europa, y destacó que existen más de cien directivas que le afectan, además de las normativas nacionales y autonómicas. Por todo ello, concluyó que «no se necesita más regulación, sino que sea más eficaz».

Aludió al problema industrial de la sobrecapacidad en la plantas instaladas en Europa, y cómo ésta es extensiva a las redes de distribución. Para apoyarlo expuso gráficos en los que se veía la línea descendente de la industria, en contraposición a la línea uniforme y recta de los distribuidores.

Vila propugnó que en la situación actual se hace preciso buscar los beneficios más en los valores añadidos (mercado de usados y servicios posventa, entre otros) que en la venta de coches nuevos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche