Noticia

El precio del petróleo se desploma: ¿será más barata la gasolina?

Ampliar

16 de octubre, 2014

Desde junio, el precio del barril de petróleo ha caído un 26%. ¿Significa esto que los conductores pagaremos mucho menos en las gasolineras a partir de ahora? La respuesta es no y te explicamos por qué.

El coste del petróleo se ha desplomado en los últimos meses. El barril de Brent, crudo de referencia en Europa, ha pasado de tener un coste de 115 dólares en junio a los 84 dólares de esta última semana, un 26% de bajada. Según podemos leer en ElPaís.com, las nuevas técnicas de extracción más productivas, las exportaciones de Estados Unidos y la mayor oferta de países como Libia e Irak ha contribuido a ello.

Pero, ¿significa esta circunstacia que los conductores notaremos una bajada acusada en el precio del combustible? Pues para decepción de muchos y tal y como indica el diario tenemos que decir que no.

  1. Esta bajada del 26% en el precio del petróleo no se va a traducir en un descenso del 26% en el coste de la gasolina. Es más, desde junio el coste medio del combustible apenas ha bajado dos céntimos. Hay dos causas principales para explicar esta situación:
  2. La composición del precio del combustible: prácticamente la mitad del coste del litro de carburante en nuestro país son impuestos. En el caso del diésel, por ejemplo, si tomamos como referencia un precio medio de 1,40 euros, 0,71 euros corresponden a tasas. Por lo tanto una bajada en la cotización internacional del petróleo no siempre se traslada a nuestro bolsillo.

El petróleo se paga en dólares: esto quiere decir que si el euro se deprecia (y así ha ocurrido al pasar de 1,36 a 1,28 dólares desde junio), el pago de barriles de crudo para Europa es más costoso. Otra razón que hace que percibamos en menor medida una bajada en el precio de esta materia prima.

Hay que tener claro que un menor coste del petróleo siempre será beneficioso para los conductores, aunque la bajada el en precio del combustible se traslade a las gasolineras de forma más lenta. De hecho, la Comisión Nacional de la Competencia denomina a este fenómeno el “efecto del cohete y la pluma”: cuando sube el precio del barril de petróleo, el importe de la gasolina y el diésel se dispara “como un cohete”. Sin embargo, cuando baja el coste del crudo, este descenso se traslada a la cifra que pagas en la gasolinera con la velocidad a la que cae una pluma.

También te puede interesar…

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche