Porsche trae a la vida al 911 más antiguo del mundo

Porsche trae a la vida al 911 más antiguo del mundo

13 diciembre, 2017

Tres años han tardado los expertos de Porsche en traer a la vida a uno de los primeros 911 fabricados. Una de las premisas fue que todas las piezas fueran puras, es decir, de la época. Por lo que este clásico monta motor, transmisión, componentes eléctricos e interior de los años 60.

Corrían los años sesenta cuando las primeras unidades del Porsche 911 entraban en la cadena de montaje. Desde ese momento, el deportivo alemán ha estado presente de forma continua en nuestras vidas. Por lo que hablar de Porsche es hablar de historia de la automoción.

A pesar de haber sido un emblema, pocos coches quedan de aquella primera producción en serie del conocido  911. Pero los amantes de lo clásico están de suerte. El Museo Porsche ha recuperado una de estas joyas de la historia automovilística y se expondrá del 14 de diciembre al 8 de abril en una exhibición especial con el nombre “911 (901 Nº 57): Despega una leyenda”.

¿Bajo qué denominación nació?

El Porsche 911 no siempre se llamó así. Se dio a conocer como 901 presentándose como el sucesor del 356. Sin embargo, sólo unas semanas después de que comenzara la producción, en otoño de 1964, el nuevo coupé tuvo que ser renombrado a causa de un litigio y, desde entonces, se llamó 911. Todos los vehículos para clientes producidos hasta ese momento fueron fabricados como 901, pero se vendieron como 911.

Si todos pensábamos que Porsche tendría más de uno de estos clásicos bajo su manto, errábamos. La colección oficial de Porsche ha carecido de una de estas unidades singulares durante 50 años.

¿Cómo dio Porsche con su joya perdida?

Los programas de cazadores de reliquias, subastas y  casas de empeños están de moda. Y gracias a esta moda es como se ha conseguido recuperar una de las joyas que Porsche no tenía en su garaje. Bueno, a esta moda y a la casualidad.

La aventura empezó con un acto fortuito. En el año 2014 un equipo de TV evaluaba una colección de objetos más que olvidada de un granero y ahí, como si de dos muebles viejos y destinados a ser hogar de pájaros y animales silvestres se trataran, aparecieron dos Porsche 911 de los años 60.

Tras hacer averiguaciones con el Museo Porsche, se descubrió que uno de los dos deportivos, con el número de chasis 300.057, era de esas unidades especiales fabricadas antes de que el vehículo recibiera el nuevo nombre. El Museo Porsche decidió comprar ambos 911, al precio fijado por un experto independiente, y así cubrir uno de los huecos clave que había en su importante colección de clásicos producidos por la marca Porsche.

Reparar antes de reemplazar

Pocas veces se encuentran coches tan antiguos  con todos sus elementos originales. Esta vez, la suerte estaba del lado de los amantes de lo auténtico y los deportivos eran puros. El haber permanecido ‘virgen’ a cualquier cambio exterior le daba a los especialistas del museo la oportunidad de rehacer el coche de la forma más auténtica y parecida al original. Fue este uno de los puntos cruciales que llevaron a la marca alemana a comprar el vehículo.

Para su restauración además de tiempo (tres años), se utilizaron piezas de carrocería genuinas de aquella época que fueron tomadas de otros vehículos. El motor, la transmisión, los componentes eléctricos y el interior se repararon siguiendo los mismos principios. La norma general era mantener piezas y fragmentos donde fuera posible, en lugar de reemplazarlos. Estos complejos métodos de restauración, usados habitualmente por el Museo Porsche, son precisamente la razón de que haya costado tanto tiempo devolver a la vida a este histórico deportivo.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba