Noticia

El Porsche 356 de Walter Rohrl esconde un secreto

7 fotos

Ampliar

18 de marzo, 2020

Walter Rohrl es uno de esos hombres que toda la afición al automovilismo admira. Su nivel de pilotaje sigue siendo extraordinario varias décadas después de su retirada de la competición y sigue estando vinculado al mundillo. Éste es su coche de uso personal y tiene un secreto importante bajo el capó trasero.

Los abultados pasos de rueda y las llantas delatan que este Porsche 356 de Walter Rohrl tiene algo especial, aparte del piloto que va a sus mandos. Está claro que no es un inocente clásico cualquiera, y no lo es, aunque sí nació siéndolo, tampoco se trata de una réplica.

Walter Rohrl siempre se ha confesado como un enamorado del Porsche 930, la primera versión sobrealimentada del mítico Porsche 911 y también de los coches clásicos. Uno de sus primeros coches fue un VW Karmann Ghia T34, del que le apasionaba su estética pero decepcionaban sus prestaciones. En aquel entonces no podía permitirse modificarlo, pero ahora, reconocido como uno de los mejores pilotos de la historia y con Porsche y Audi rendidas a sus pies, sí tiene la capacidad de hacer un encargo único como éste.

Un Porsche 356 con motor de 911 Turbo

En la parte trasera se ha metido con calzador el brutal 6 cilindros bóxer sobrealimentado del Porsche 930.

7 fotos

Ampliar

Viktor Grahser, un veterano mecánico de aviación, tenía en mente trasplantar el motor de un viejo Porsche 911 Turbo en la carrocería de su Porsche 356 B Cabrio, pero el proyecto languidecía apartado en una esquina hasta que un día, Rafael Diez, propietario de Diez Classic, se ofreció a comprarle el lote de los tres ejemplares de 356 y todas las piezas.

Tras cerrar el trato, Diez puso todos sus recursos para terminar el proyecto y conseguir meter el motor de 6 cilindros y todos sus complementos en el pequeño vano motor del Porsche 356, diseñado originalmente para la compacta mecánica de un sencillo Escarabajo de 4 cilindros.

Pasos de rueda más anchos, frenos de mayores dimensiones, suspensiones, espacio en el vano delantero para los radiadores de aceite, el Porsche 356 tuvo que cambiar bastante para admitir semejante motor, cuya potencia es casi 4 veces superior a la de la mecánica original.

Capaz de alcanzar velocidades muy superiores, también se realizaron cambios en la aerodinámica, lo que obligó a instalar el faldón delantero de un Porsche 911 S.

Cuando Diez le propuso a Walter el probar esta creación, el piloto se mostró muy escéptico al principio, pero sus dudas se disiparon en cuanto puso el contacto y lo probó. La conducción era mucho más precisa y equilibrada de lo que pensaba y el peso hacía que fuese más ágil de lo previsto.

Los 260 CV del motor 3 litros turbo convierten al 356 en un verdadero bólido, lo bastante divertido como para no aburrir a uno de los pilotos más legendarios, así que se hizo con él al instante. Desde entonces, es uno de los coches preferidos de su garaje.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche