El Pegaso “Mofletes” de Avilés, restaurado

3 septiembre, 2007

Una espontánea campaña popular movilizó a cientos de personas el pasado año para pedir en el «blog» del alcalde de Avilés la restauración de un veterano camión de bomberos Pegaso II arrinconado en una instalación municipal de la localidad asturiana.

Una espontánea campaña popular movilizó a cientos de personas el pasado año para pedir en el «blog» del alcalde de Avilés la restauración de un veterano camión de bomberos Pegaso II arrinconado en una instalación municipal de la localidad asturiana.




Una espontánea campaña popular movilizó a cientos de personas el pasado año para pedir en el «blog» del alcalde de Avilés la restauración de un veterano camión de bomberos Pegaso II arrinconado en una instalación municipal de la localidad asturiana. La iniciativa, que contó con el apoyo de medios de comunicación como Motor 16, logró sus frutos, y el edil, Santiago Rodríguez, ordenó finalmente la restauración de un camión casi único, pues sólo se construyeron siete unidades en la fábrica de Pegaso en Barcelona, bajo la dirección de Wifredo Ricart, creador de coches míticos como el Pegaso Z-102.

Por desgracia, sólo otro camión de bomberos como éste ha sobrevivido, aunque la unidad existente en Ferrol tiene el frontal modificado a causa de un accidente. En cambio, el ejemplar de Avilés se ha conservado con sus elementos originales salvo el motor, que era de gasolina y fue sustituido por una mecánica diésel Comet, también de Pegaso. Una avería en los frenos no reparada le condujo a un rincón en su parque de bomberos, donde empezaría a mostrar los síntomas de abandono que preocuparon a quienes conocían su relevancia histórica.

El alcalde fue sensible a la demanda ciudadana y decidió que el «Mofletes», muy querido en Avilés por participar todos los años en la Cabalgata de Reyes, fuese reparado en el Centro Integrado de Formación Profesional de Valliniello, lo que causó preocupación al no tratarse de un taller especializado en la restauración de clásicos. Sin embargo, el rigor con que los profesores planificaron el trabajo y el cariño puesto por los más de 70 alumnos que finalmente han intervenido en el proceso hablan del acierto de la decisión, pues el resultado ha sido excelente.

De hecho, el «Mofletes» tendrá su nueva residencia en el polideportivo de Avilés y será destinado a la enseñanza sobre extinción de incendios, recorriendo colegios acompañado por una dotación de bomberos. Y, por supuesto, será la atracción de la próxima Cabalgata. Además, el éxito de la campaña, cuyo desarrollo puede verse en www.pegasoqueestasenloscielos.es, ha animado a poner en marcha una similar, dedicada en este caso a otro histórico camión de bomberos, un Pegaso Z-207 Barajas del que sólo quedan tres ejemplares y que «duerme» en Ávila a la intemperie.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba