Noticia

No a eliminar las ventajas fiscales del diésel frente a la gasolina

Ampliar

19 de abril, 2012

El pleno del Parlamento Europeo (PE) ha rechazado una propuesta de la Comisión Europea para eliminar gradualmente las ventajas fiscales que se aplican en la UE a los combustibles diesel, en detrimento de la gasolina.

Los eurodiputados aprobaron un informe -con 374 votos a favor, 217 en contra y 17 abstenciones- en el que se muestran contrarios a aplicar la llamada «neutralidad» impositiva al gasóleo, una medida que subiría su precio, según señaló la ponente del texto, la eurodiputada del Partido Popular Europeo, Astrid Lulling.

El comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta, lamentó esta decisión «decepcionante», subrayando que la propuesta de la Comisión es «el camino correcto a seguir» y negando a su vez que la medida penalice el diésel, ya que «tasa a los combustibles de un modo neutral». El gasóleo goza tradicionalmente de unos gravámenes más bajos debido a que es usado principalmente para fines comerciales, lo que crea una distorsión respecto a la gasolina que sería conveniente eliminar paulatinamente, según la iniciativa de la Comisión Europea.

Los diputados sí respaldaron otras medidas incluidas en el proyecto de directiva para reestructurar el régimen comunitario de imposición de los productos energéticos y de la electricidad, como la división de los impuestos sobre la energía en dos partes: una ligada a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que genera y la segunda relacionada con el contenido energético de cada producto.

En el primer caso, se introducirá una tasa mínima única de 20 euros por cada tonelada de CO2 liberada a la atmósfera en todos los sectores que no están incluidos en el sistema de derechos de emisiones comunitario. Esto comprende a las familias, los transportes, las pequeñas empresas y la agricultura, mientras que quedan excluidas las fuentes de energía renovable.

La Eurocámara apoya que los Estados miembros apliquen tasas mínimas a ciertos sectores, como la agricultura o las actividades forestales, siempre que estos lleven a cabo esfuerzos para lograr una mayor eficiencia energética.

Respecto a las familias y las organizaciones caritativas, las reducciones de las que ahora se benefician deben retirarse gradualmente pero a largo plazo, según los eurodiputados, y ofreciendo compensaciones sociales a los hogares con menores ingresos en aquellos países donde estas medidas afecten a los precios energéticos.

Los eurodiputados recalcaron que los Veintisiete tienen que asegurarse de que los sectores que sí están cubiertos por el sistema de derechos de emisión, conocido como ETS, no deben ser gravados con los impuestos sobre el CO2.

Por otra parte, en los impuestos sobre la energía relacionados con el contenido energético de cada producto, las tasas mínimas no se basarán en el volumen consumido, sino en el contenido energético del propio producto, es decir, en función de la cantidad de energía que permita obtener. Tanto la iniciativa original del Ejecutivo europeo como el informe aprobado hoy por el pleno del PE deberán ser discutidos ahora en el Consejo, antes de que se adopten las políticas definitivas a este respecto.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche