El parabrisas, elemento fundamental para sobrevivir tras un accidente

El parabrisas, elemento fundamental para sobrevivir tras un accidente

Mantiene la rigidez estructural del vehículo y evita que elementos externos se puedan meter en el habitáculo. Además, asegura que el airbag funcione perfectamente y que las cámaras y sensores funcionen bien.

Aunque parezca mentira, que el parabrisas esté bien colocado puede ser fundamental para salvarnos la vida en caso de impacto. Tras un accidente, si esta pieza no permanece en el automóvil, hay un 40% más de posibilidades de fallecer, por lo que es un elemento a tener en cuenta.

La importancia del parabrisas se ha hablado durante la I Jornada de Tecnología y Seguridad Vial, celebrada en Madrid el pasado jueves por Carglass España. También se tocó el tema de las normativas y regulaciones necesarias para ayudar a conseguir el objetivo cero en 2020.

Para Johan Mortier, director técnico de Belron International (corporación dueña de Carglass), hay tres puntos clave a tener en cuenta entre parabrisas y seguridad: eficacia del airbag, resistencia estructural del vehículo y soporte de sensores y cámaras de los sistemas ADAS.

La instalación del parabrisas forma parte de un trío fundamental de seguridad. Junto al airbag, la buena colocación del parabrisas y llevar el cinturón de seguridad aseguran una reducción drástica de las posibilidades de morir en un accidente.

El parabrisas asegura la rigidez estructural del vehículo (hasta un 30%), evita que los pasajeros salgan despedidos y consigue eludir la entrada de elementos externos en el habitáculo que podrían ocasionar serias lesiones. Además, es el punto de apoyo principal para que el airbag salve la vida al pasajero.

Además, en los coches modernos, tiene una utilidad extra: es soporte de cámaras y sensores de diferentes dispositivos, como los que detectan las líneas que delimitan los carriles de la carretera o la proximidad de un obstáculo. Al ir ubicadas en la parte más alta del parabrisas, se convierte en un elemento fundamental.

Esto también es una complicación para las empresas que se encargan de sustituir lunas. Así lo afirmó Johan Mortier: “Es nuestra responsabilidad como profesionales de la cristalería del automóvil cumplir con los requerimientos que nos dictan los fabricantes, como es en este caso la calibración de cámaras una vez sustituido el parabrisas”.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba