Noticia

25 años del Opel Calibra, un adelantado a su tiempo

5 fotos

Ampliar

09 de septiembre, 2014

El Opel Calibra cumple un cuarto de siglo que ya le ha servido para convertirse en todo un icono de la automoción. Repasamos algunas de las cualidades más destacadas de este coupé de gran éxito.

El Opel Calibra ha cumplido 25 años desde su lanzamiento y, tras haber quedado fuera de producción, se ha convertido ya en todo un coupé de culto.

«El Opel Calibra fue extremadamente adelantado a su tiempo, con el mejor coeficiente aerodinámico de todos los coches de producción, suspensión trasera independiente y semi independiente, tracción a las cuatro ruedas opcional y motores ultramodernos de gasolina con catalizadores incorporados de serie», han recordado desde Opel.

Todos estos atributos fueron reconocidos en 1990 cuando el Calibra ganó el ‘Volante de Oro’, el premio automovilístico más prestigioso en Alemania.

El gran diseño del Calibra, con su aerodinámica optimizada, no ponían en entredicho la practicidad para su uso en el día a día. Además, la seguridad se convirtió en una prioridad, hasta el punto de que, durante el desarrollo del Calibra, los ingenieros de Opel se centraron en la protección frente a los peatones.

El motor de acceso de 2.0 litros de cilindrada y 115 CV/85 kW impulsaban al campeón mundial de la aerodinámica de Opel hasta los 203 km/h, mientras que la versión de 150 CV y cuatro válvulas por cilindro le permitían alcanzar los 223 km/h. A pesar de estas prestaciones tan impresionantes, el Calibra 16V era capaz de mantener un consumo en ciclo combinado de tan solo 7,7 litros cada 100 kilómetros.

Después de 222.000 matriculaciones desde 1990, una versión limitada llamada ‘Last Edition’ fue creada para escribir el capítulo final de la historia del Calibra. Pudo ser pedido hasta finales de abril de 1997 e incorporaba un chasis deportivo, llantas BBS, acabado en cuero y aire acondicionado para asegurar una experiencia de mayor lujo.

El 29 de agosto de 1997 se produjo de manera oficial el punto y final en la producción del Calibra. Después de siete años, 238.647 unidades fueron producidas en la planta principal en Rüsselsheim y en Valmet (Uusikaupunki, Finlandia). Para cubrir la demanda, la producción que comenzó en 1990 tuvo que incrementarse a 60.000 unidades, en vez de las 20.000 previstas.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche